•  |
  •  |
  • END

Estados Unidos sigue violando los derechos humanos básicos, con cárceles secretas en el extranjero, un centenar de desaparecidos y la justificación de la tortura, según Human Rights Watch (HRW).

El informe anual de HRW, publicado este jueves, no detecta avances de la situación de derechos humanos en Estados Unidos, a pesar de los esfuerzos del Congreso para terminar con los abusos de la “guerra contra el terrorismo”.

“No hubo avances evidentes en el trato a lo que llaman combatientes enemigos, incluidos los detenidos en Guantánamo (Cuba) o la utilización de centros de detención secretos” en el extranjero, señala el informe.

El Pentágono liberó el año pasado a más de 100 detenidos en Guantánamo, pero 305 siguen presos en esa base naval norteamericana, en su mayoría sin haber sido formalmente inculpados.

Tras las elecciones legislativas de 2006, que dieron la mayoría en el Congreso a los demócratas, se presentó un proyecto de ley --aún sin aprobar--, destinado a restablecer el derecho al “habeas corpus” de esos detenidos.

El informe señala que en abril pasado el Pentágono anunció la transferencia a Guantánamo de un detenido de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), dando a entender que las cárceles secretas “siguen existiendo y funcionando”.

HRW identificó a otras 39 personas que presume están detenidas en cárceles secretas, y recuerda que el gobierno admitió la existencia de un centenar.

“Según el derecho internacional, esas personas siguen siendo ‘desaparecidos’ ilegales hasta que Estados Unidos rinda cuentas sobre ellos”, indica HRW.

Pese a que bajo presión del nuevo Congreso de mayoría demócrata el Pentágono anunció nuevas reglas para interrogar a los detenidos y evitar abusos equivalentes a torturas, HRW señala que el gobierno sigue avalándolos en ciertos casos.

“La CIA considera que no está atada por esas reglas, y el gobierno ha buscado justificar la utilización por la CIA de ciertas técnicas prohibidas a los militares”, agrega.

A nivel interno, el informe indica que actualmente hay 2.2 millones de personas detenidas en Estados Unidos, un incremento del 500% en relación con tres décadas atrás.

Además de ser el país con más presos del mundo, el peso de la privación de libertad recae 6.5 veces más en personas de raza negra que en blancos. El documento denuncia, además, el “riesgo incrementado de detención” para los extranjeros indocumentados, el difícil acceso a sus derechos jurídicos ante las cortes y la detención en cárceles en condiciones en algunos casos abusivas”.

Finalmente, HRW critica las leyes que obligan a publicar registros de autores de delitos sexuales, que se convierten en parias sin empleo ni vivienda, a menudo blanco de agresiones o incluso de homicidios.