•   TEGUCIGALPA / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) exigió ayer miércoles a las autoridades el esclarecimiento de la muerte de Jorge Georgino Orellana, el sexto periodista asesinado en los últimos dos meses en este país.

“Estamos en un estado de indefensión, exigimos a las autoridades actuación”, declaró a medios locales el presidente del CPH, Elán Reyes, al recordar que otros cinco periodistas hondureños fueron asesinados en marzo pasado.

El crimen de Orellana “es otro hecho criminal contra el gremio”, apuntó Reyes.

Orellana fue asesinado la noche del martes de un balazo en la cabeza cuando salía de un canal de televisión en San Pedro Sula, en el norte de Honduras, tras concluir el programa de noticias y debates que dirigía.

El ministro de Seguridad, Óscar Álvarez, indicó a los periodistas que Orellana fue atacado por un hombre que se escondía en unos arbustos frente al edificio del canal, y aseguró que la Policía investiga los pormenores para esclarecer el crimen.

También era docente

Orellana, quien además era docente universitario, fue llevado aún vivo al estatal Hospital “Mario Catarino Rivas”, donde murió a eso de las nueve de la noche con 30 minutos, según la Policía.

El periodista asesinado también trabajó en el diario La Prensa de San Pedro Sula, y hasta hace alrededor de un año fue corresponsal en esa ciudad de los noticiarios del Canal 5, de Tegucigalpa.

También dirigía una escuela de danza y era prestamista, según medios locales.

Orellana es el sexto periodista asesinado en Honduras entre marzo pasado y lo que va de abril, sin que hasta ahora hayan sido capturados los responsables de esos crímenes.

En marzo fueron asesinados un periodista en Tegucigalpa, otro en La Ceiba y un tercero en Tocoa, en el Caribe hondureño, y dos entre las ciudades de Juticalpa y Catacamas, en el departamento oriental de Olancho.

El Congreso Nacional pidió recientemente al Ministerio de Seguridad un informe sobre sus investigaciones en torno a los crímenes de los que han sido víctimas periodistas.