elnuevodiario.com.ni
  •   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Médicos españoles realizaron con éxito el primer trasplante total de cara del mundo, en una operación que duró 24 horas y en la que intervinieron más de treinta profesionales. La cirugía se realizó a fines de marzo en el Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona, pero hasta ayer se dieron a conocer los detalles.

El paciente es "un hombre joven que sufría una deformidad severa en la cara causada por un traumatismo, que le impedía respirar por la nariz y la boca, y le producía una gran dificultad para deglutir y hablar", indicó una portavoz de ese centro médico.

"El paciente evoluciona favorablemente. Está consciente y orientado. En las próximas semanas podría empezar a hablar y a comer", señaló la portavoz telefónicamente, anunciando que "a partir de ahora no vamos a proporcionar ninguna otra información". "El paciente se tiene que recuperar, vamos a ver más adelante si se hace o no otra presentación" de la operación con su presencia, añadió la fuente.

Dos años de preparación
Un equipo multidisciplinario se preparó durante dos años para esta intervención de alta complejidad, pionera en el mundo. "Los diez trasplantes que se han efectuado hasta ahora han sido parciales, entre los cuales figuran los realizados en los hospitales La Fe de Valencia y Virgen del Rocío de Sevilla", precisó la portavoz.

Con el de Barcelona, ya se han realizado once trasplantes de cara en el mundo, en Francia, Estados Unidos, China y España. El primero se llevó a cabo en Francia en 2005. Pero el paciente del Vall d'Hebron fue el primero en recibir un trasplante total de rostro.

El paciente, que fue tratado inicialmente en otro hospital donde se le realizaron hasta nueve intervenciones quirúrgicas, fue seleccionado por el Vall d'Hebron como candidato a un trasplante, tras un estudio psicológico para determinar si aceptaría verse con los rasgos de otra persona.

"Un equipo multidisciplinario dirigido por el doctor Barret, jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados, trasplantó al paciente toda la piel y músculos de la cara, la nariz, los labios, el maxilar superior, todos los dientes, el paladar, los huesos de los pómulos y la mandíbula utilizando técnicas de cirugía plástica y microcirugía reparadora vasculonerviosa", según la portavoz.

El paciente deberá permanecer hospitalizado unos dos meses, aunque esta previsión puede variar en función de su evolución. Después, durante cuatro meses tendrá que seguir estrictos controles.