•   WASHINGTON / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Tornados azotaron Mississippi el sábado, dejando al menos 10 muertos, cerca de dos docenas de heridos y unas 30 viviendas destruidas, informaron funcionarios del estado del sur de Estados Unidos.

Entre los fallecidos por las severas tormentas de primavera y los fuertes tornados figuran dos niños --uno de tres meses y otro de 14 años--, un hombre y su esposa en el condado de Choctaw, informó a AFP Jeff Rent, portavoz de la Agencia de Gestión de Emergencias de Mississippi.

Se espera que la cifra de muertos aumente a medida que los rescatistas despejen las ruinas, luego de que las tormentas volaran los techos de los edificios, redujeran hogares a escombros, volcaran vehículos y derribaran árboles y postes eléctricos que acabaron bloqueando las calles.

Los rescatistas hacían un gran esfuerzo para llegar al azotado condado de Yazoo, ubicado en la zona montañosa al borde del delta del río Mississippi. En algunos casos, debieron acudir a vehículos todo-terreno para alcanzar las víctimas.

El gobernador de Mississippi, Haley Barbour, declaró estado de emergencia en 17 condados devastados por tormentas y tornados, y pidió a la Guardia Nacional que ayude a los funcionarios locales a responder a esta situación.

También se desplegaron en la zona afectada trabajadores de la Cruz Roja estadounidense.

“Los efectos de estas tormentas dejaron a muchos habitantes de Mississippi con sus negocios destruidos y sin hogar”, dijo Barbour en un comunicado.

30 viviendas destruidas
Los árboles y postes derribados destruyeron cerca de 30 viviendas y cerraron dos vías solamente en el condado de Warren, según informó el portavoz de Barbour, Dan Turner. “Todavía estamos evaluando la posibilidad de que haya más daños”, advirtió. “Estamos en una etapa temprana”.

Además, el servicio nacional meteorológico estadounidense advirtió que se están desarrollando fuertes tornados en estados vecinos.

Cuatro víctimas fueron conducidas en helicóptero desde la azotada Yazoo City al centro médico de la Universidad de Mississippi en Jackson, mientras el Servicio Médico Nacional de Respuesta (AMR, por su sigla en inglés) transportó en ambulancia a otros 17 heridos a hospitales de la zona, dijo Jim Pollard, portavoz del AMR.

Los equipos de rescate instalaron dos refugios para albergar a las víctimas de la tormenta que pegó con dureza en las localidades de Vicksburg y Yazoo City.

Sólo el tornado que azotó Yazoo City, donde se hallaba el gobernador Barbour cuando cayó la tormenta, tenía cerca de 1.6 km de diámetro y vientos de 241 km/hora, según meteorólogos. “Me recuerda a Katrina” (el huracán que devastó Nueva Orleans en 2005), dijo con lágrimas en los ojos el gobernador Barbour a periodistas, al ver el daño causado en su ciudad natal.

Barbour “estaba yendo hacia algunas zonas destruidas y hablando con algunas personas que sufrieron los daños”, dijo su portavoz Turner, señalando que algunas construcciones habían sido “completamente arrasadas; no están más allí”.

Helicópteros sobrevolaban la zona para evaluar los daños.

Las tormentas atraviesan una amplia franja del país y regiones como Mississippi, Alabama, Tennessee, Kentucky, Georgia, Ohio, Illinois e Indiana están bajo advertencia de tornados.

“Es una situación particularmente peligrosa”, señaló en un comunicado el Centro Nacional Meteorológico de Predicción de Tormentas.