• JARTUM |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente sudanés Omar al Bashir, objeto de una orden de arresto de la Corte Penal Internacional (CPI), fue reelecto hoy con 68,24% de votos en los primeros comicios multipartidistas en 24 años que, según los observadores, no se ajustaron a las "normas internacionales".

El presidente de la región semiautónoma de Sudán del Sur, Salva Kiir, también conserva su puesto, según la comisión electoral. "Es una victoria para todos los sudaneses", se congratuló Bashir, en un discurso televisado.

También se comprometió a organizar en enero, como estaba previsto, un referéndum crucial sobre la independencia de Sudán del Sur, una etapa clave de la aplicación del acuerdo de paz que puso fin en 2005 a 21 años de guerra civil. "Confirmo que haremos el referéndum en Sudán del Sur en la fecha exacta y que seguiremos trabajando por la paz en Darfur", declaró Bashir.

Victoria estaba cantada
Su victoria estaba cantada debido a la retirada de sus dos principales adversarios: Yasser Arman, un musulmán laico que defendía el estandarte de los ex rebeldes del Movimiento Popular de Liberación de Sudán (SPLM), y Sadek al Mahdi, jefe del partido Umma al que Bashir expulsó del poder en 1989 mediante un golpe de Estado. La retirada de sus rivales fue anunciada cuando ya estaban impresas las papeletas de las presidenciales. En Sudán del Sur los electores votaron mayoritariamente por Arman, que obtuvo más de 20% de los votos pese a su boicot a las presidenciales, según resultados oficiales.

En las elecciones a la presidencia de la región de Sudán del Sur, el saliente Salva Kiir, jefe del SPLM, obtuvo 92,9% de los votos. Su único rival era Lam Akol, ex ministro de Relaciones Exteriores y antiguo miembro de la rebelión sudista que ha cambiado de chaqueta en múltiples ocasiones.

Bashir quería una victoria sin equívocos en estos comicios para dejar con un palmo de narices a Occidente y a la CPI, que emitió el año pasado una orden de arresto contra él por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Darfur. La elección de Bashir "demostrará que las acusaciones contra él son falsas" y que la "población rechaza las posiciones de la CPI (...) especialmente los darfuríes", declaró la semana pasada su asesor Nafie Ali Nafie.

Darfur, una región de Sudán, es escenario desde hace siete años de una guerra civil que según la ONU originó 300.000 muertos y 2,7 millones de desplazados. Jartum baraja no obstante la cifra de 10.000 víctimas mortales.

UE recuerda que impunidad es inaceptable
Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea reaccionaron a la reelección del presidente sudanés "recordando que la impunidad de crímenes internacionales gravísimos es y sigue siendo inaceptable".

Las primeras elecciones - legislativas, regionales y presidenciales - multipartidistas desde 1986 se vieron empañadas por el boicoteo de parte de la oposición, por las acusaciones de fraude y por problemas técnicos que complicaron la votación y el anuncio de los resultados.

Los observadores de la Unión Europea y de la Fundación estadounidense Carter estimaron que no se ajustaron a las "normas internacionales" y llamaron a las autoridades de Sudán del Sur, donde se produjeron muchos fraudes e intimidaciones, a aplicar mejoras de cara al referéndum de enero.