•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las compañías estadounidenses Continental Airlines y United Airlines (UAL) anunciaron hoy su fusión, creando un nuevo gigante mundial en un sector duramente golpeado por la crisis.

United Airlines, tercera compañía estadounidense, y Continental, la cuarta, formarán un solo conglomerado que se llamará United y estará dirigido por el actual presidente de Continental, Jeff Smisek, informó un comunicado de la UAL. La aerolínea United tendrá acceso a 370 destinos en 59 países, un volumen de negocios de 29.000 millones de dólares (22.000 millones de euros), una flota de cerca de 700 aviones y unos 87.000 empleados.

"Estamos creando una compañía mas sólida, más eficaz en el plano operacional y financiero, mejor situada para tener éxito en un sector aéreo fuertemente competitivo", declaró Glenn Tilton, actual presidente de UAL y futuro presidente del Consejo de Administración de la nueva compañía.

Pendiente aprobación de los reguladores
La fusión fue aprobada durante el fin de semana por los Consejos de Administración de las dos empresas. La operación está pendiente de la aprobación de las autoridades reguladoras estadounidenses y se prevé que la operación concluya para el cuarto trimestre de 2010.

Los accionistas de Continental recibirán 1,05 acciones de United por cada acción de Continental, lo que valorizará esta última empresa en 3.200 millones de dólares. Al término de la operación, los accionistas de United controlarán cerca de 55% del capital de la nueva empresa y Continental 45%. Las dos empresas habían tratado de negociar un acercamiento hace dos años, pero la negociación fracasó.

"Buena elección", según expertos
Esta fusión es "una buena elección" para el transporte aéreo estadounidense, consideran los expertos, ya que los dos grupos son geográficamente complementarios.

United Airlines dispone de plataformas de tránsito en Chicago, Denver, Los Angeles, San Francisco y Washington, mientras que las de Continental se encuentran en Newark (uno de los aeropuertos de Nueva York) y Houston (Texas). "United está bien situada en el Pacífico (...) mientras que Continental tiene un buen lugar en Sudamérica y el Caribe", explicó Jared Harckham, analista del gabinete de asesoramiento especializado SH and E.

La nueva compañía United tendrá un valor de 6.750 millones de dólares en bolsa y se espera que la fusión genere 1.200 millones anuales de aquí a 2013. Se trata de cifras confortables con las que atravesar en mejores condiciones las turbulencias del sector.

La emergencia de las compañías de bajo costo, las preocupaciones ligadas a las amenazas terroristas, la variación de los precios del carburante y la recesión mundial han golpeado duramente a las empresas. UAL y Continental terminan dos años negros; la primera sufrió pérdidas netas de 5.400 millones de dólares en 2008 y de 651 millones en 2009, la segunda perdió en los mismos periodos 585 y 282 millones.

No se puede descartar que las autoridades reguladoras de la competencia rechacen la fusión. En el pasado varios proyectos de este tipo, como el de US Airways y United Airlines en 2001, fueron anulados. "Tenemos confianza, no hay grandes preocupaciones sobre eventuales problemas de competencia", comentó Smisek durante una rueda de prensa telefónica.