•   BANGKOK  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, propuso organizar elecciones legislativas el 14 de noviembre si se reúnen varias de las condiciones que plantea, con el fin de salir de la crisis política que paraliza al reino, anunció hoy en la televisión. "Estoy realmente convencido de que la reconciliación de nuestra sociedad no tardará mucho, y cuando llegue ese momento, el gobierno está dispuesto a organizar elecciones el 14 de noviembre", declaró el jefe del Estado en una declaración solemne.

Desde hace un mes los opositores "camisas rojas" se encuentran atrincherados en un barrio céntrico detrás de inmensas barricadas de neumáticos y bambúes puntiagudos, destinados a protegerlos de un eventual asalto de las fuerzas del orden. En sus últimas reivindicaciones exigían elecciones en los próximos tres meses. Los manifestantes juzgan ilegítimo el gobierno de Abhisit, reprochándole estar al servicio de las elites tradicionales de la capital: militares, magistrados, empresarios y altos funcionarios.

Abhisit propuso un programa en cinco puntos que prevé el respeto de la monarquía, el esclarecimiento de las violencias que causaron 27 muertos y 1.000 heridos desde el 10 de abril, y un acuerdo sobre una reforma de la Constitución. "Si todos los cinco objetivos se cumplen, la elección puede llevarse a cabo el 14 de noviembre", afirmó Abhisit Vejjajiva en un discurso televisado. También pidió a los medios tailandeses permanecer imparciales en la crisis y estimó que el país debe ahora garantizar una mejor justicia social. "Es hora de que todo el país goce de educación, de servicios de salud, de empleos y un ingreso", añadió.

El gobierno reiteró hoy su voluntad de recobrar la zona en poder de los "camisas rojas", si fuese necesario a la fuerza. Pero Abhisit había anunciado que preparaba una "hoja de ruta" para salir de esta crisis, la más grave que haya afectado a Tailandia desde 1992.

Los opositores, que al comienzo llegaron esencialmente de las zonas rurales del norte y el noreste del país, se manifiestan desde mediados de marzo para obtener la caída del gobierno. Los "rojos" exigen un retorno al orden constitucional que prevalecía antes del golpe de Estado militar de 2006 contra Thaksin Shinawatra, la primera verdadera "estrella" de la política tailandesa, actualmente en exilio, y quien cuenta con muchos seguidores en el movimiento.

Un dirigente de la oposición se negó a comentar las proposiciones del primer ministro. "Discutiremos (el martes) antes de una reacción oficial. Podríamos tener proposiciones que hacer al gobierno. Podríamos no aceptar todo", declaró Jatuporn Prompan.

Esta mano tendida es la primera iniciativa importante desde hace varias semanas hacia una reanudación de las negociaciones, en un país que puede caer en todo momento en una gran violencia.