•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, prometió hoy a su par hondureño, Porfirio Lobo, que tratará de persuadir a los mandatarios de México y Brasil para que reconozcan a su gobierno y así otros países latinoamericanos puedan dar el mismo paso.

Lobo visitó hoy San José por primera vez como gobernante para recabar apoyo para la reinserción internacional de Honduras, que recibió sanciones luego del golpe de Estado de junio de 2009, lo que le impide recibir ayuda vital para su país. Arias, Premio Nobel de la Paz y ex mediador en la crisis hondureña, prometió hacer gestiones ante México y Brasil y afirmó que continuará estos esfuerzos una vez que entregue el poder a la presidenta electa de Costa Rica, Laura Chinchilla, el 8 de mayo.

"En el caso de México, el presidente Felipe Calderón nos va a acompañar el 8 de mayo (en el cambio de mando) y, en el caso del presidente (Luiz Inacio) Lula (da Silva) yo tengo confianza con él" para hacerle esta solicitud, sostuvo Arias en rueda de prensa junto a Lobo.

Arias manifestó que Brasil y México tienen influencia en la región "por su tamaño, el tamaño de sus economías, por su población", y que el reconocimiento de ambos países ayudaría a que otros hagan lo mismo y a que la comunidad internacional levante las sanciones impuestas a Tegucigalpa.

La mayoría de las naciones latinoamericanas sigue sin reconocer a Lobo, con excepción de Perú, Colombia, Panamá, Guatemala, El Salvador y Costa Rica.

Brasil evitará visto bueno precipitado
El portavoz presidencial brasileño, Marcelo Baumbach, afirmó hoy que Lula planteará que se evite dar un "visto bueno precipitado" al gobierno de Lobo en la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se celebrará este martes en Argentina. Sin embargo, Lobo destacó que su llegada al poder hace tres meses marcó el restablecimiento de la institucionalidad democrática.

El reconocimiento "nos facilitaría nuevos programas de ayuda", declaró Lobo, quien reiteró su agradecimiento a Arias, uno de los primeros gobernantes en normalizar los lazos con Tegucigalpa tras los comicios de noviembre ganados por Lobo y efectuados bajo el régimen de facto que gobernó luego del golpe.

Lobo visitó San José un día antes de que instale la Comisión de la Verdad, que investigará el golpe, y que fue propuesta por Arias como parte de un plan para superar la crisis hondureña, que preveía la restitución -no lograda- del ex presidente Manuel Zelaya. "Vine para personalmente externarle nuestro agradecimiento. Me lo quería llevar (a Arias) para que estuviera mañana" en la instalación de la Comisión, indicó Lobo.

Expresó que los asesinatos de periodistas hondureños (van siete desde el 1 de marzo) no obedecen a motivos políticos, sino son aparentemente obra del "crimen organizado, del narcotráfico", lo que dificulta su esclarecimiento. "Hemos vivido en los últimos cuatro años un incremento de la violencia" en el país, añadió Lobo, indicando que ya pidió ayuda de Estados Unidos y que gestiona apoyo de España y Colombia para investigar las muertes de los periodistas.