•   MIAMI / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Una serie de tormentas y tornados que afectan el sureste de Estados Unidos en los últimos días dejaban ayer lunes un total de 20 muertos en varios estados de la región tapados por inundaciones que destruyeron propiedades, comercios y aislaron poblaciones, dijeron agentes de emergencias.

En Mississippi, donde el paso de varios tornados ya había dejado diez muertos hace algo más de una semana, las lluvias torrenciales y tornados aislados continuaron arreciando contra propiedades y cultivos.

“Tenemos confirmadas cinco personas muertas y cinco heridos por las condiciones climáticas actuales”, dijo a la AFP vía telefónica, la portavoz de la agencia de manejo de emergencias de Mississippi (MEMA), Nikki Pressley.

La portavoz indicó que decenas de personas eran evacuadas y llevadas a refugios por la Cruz Roja estadounidense y el Ejército de Salvación.

En Kentucky, el gobernador Steve Beshear declaró ayer lunes el estado de emergencia y pidió ayuda a las agencias del gobierno central para hacer frente al desastre.

Piden extrema precaución

Tras confirmarse la muerte de cuatro personas, el gobernador Beshear pidió “extrema precaución a quienes se encuentran en zonas de crecida” y evitar en lo posible ingresar en zonas inundadas.

En Tennessee, en tanto, las lluvias causaron al menos 11 muertos y forzaron a muchos a abandonar sus viviendas o comercios inundados por las aguas, indicó el lunes el diario The Nashville Tennessean.

Dos desaparecidos

Al menos dos personas estaban desaparecidas, indicó el periódico, que detalló que miles de automóviles y casas están inundados, y poblaciones enteras quedaron bajo el agua.

La crecida de los ríos, causadas por varios días de lluvias torrenciales, hizo que las aguas se desborden e inunden vastas regiones, en especial en el centro de Tennessee.

El centro de Nashville, capital del estado, estaba el domingo en gran parte bajo las aguas. Las autoridades locales anunciaron que cerraban una planta de tratamiento de aguas y que un dique que controla la crecida del río Cumberland estaba al límite y comenzaba a perder agua.

“La situación requerirá un largo proceso de recuperación”, dijo el alcalde Karl Dean tras realizar un control aéreo por la zona. “La magnitud de los daños en nuestra comunidad es mucho peor de lo que pensábamos”, dijo el alcalde, citado por el mismo diario.

El servicio meteorológico estadounidense prevé que las condiciones no mejorarán en los próximos días y podría agravarse aún más la situación por la crecida récord de algunos ríos, por lo que mantienen las alertas de inundaciones en gran parte de la región.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus