•   VENICE / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El clima favorecía, ayer lunes, las actividades para contener la marea negra del Golfo de México, mientras senadores estadounidenses proyectan una ley para aumentar la multa a petroleras en caso de daños ambientales.

Luego de tres días de tormentas, los fuertes vientos y un mar agitado obligaron el sábado a los barcos a interrumpir las tareas tendientes a contener la emergencia, pero el clima mejoró este lunes y unas 2.500 personas continuaron las operaciones de limpieza.

La marea negra, provocada por el hundimiento el 22 de abril de una plataforma petrolera, es monitoreada en forma constante y se intenta eliminarla, mientras se teme que un cambio en los vientos pueda llevar la capa de petróleo hasta las zonas de playas del sur estadounidense.

“Las predicciones climáticas anuncian menos viento, proveniente del sudoeste, y mareas menos agitadas”, anunció el último informe de la Guardia Costera de Estados Unidos.

Pero los cambios en la dirección del viento ponen en peligro las playas turísticas de Florida y las autoridades planean abrir una segunda base aérea para salidas de emergencia.

Para evitar que se propague la marea negra, los guardacostas estadounidenses proyectan instalar estaciones de limpieza para los barcos de carga que navegan el río Mississippi, indicó un funcionario del puerto de Nueva Orleans.

Asimismo, el gigante petrolero British Petroleum (BP) asumió el lunes la total responsabilidad del desastre y el pago de todos los costos, luego de que Obama exhortara a la empresa el domingo.

“BP asume la responsabilidad de la respuesta a la marea negra (...) La limpiaremos”, afirma el grupo en un comunicado publicado en un portal de internet dedicado a la gestión de la catástrofe ecológica. “BP pagará todos los costos necesarios y apropiados de limpieza”, agrega.

El pozo perforado bajo la plataforma deja escapar al mar 800.000 litros de petróleo diarios y de no ser controlado, podría superar los 16 millones por día.

En vista de esta nueva situación, senadores estadounidenses presentaron un proyecto de ley para aumentar de los actuales 75 millones de dólares a 10.000 millones el máximo de indemnizaciones que deben pagar las petroleras en caso de daños económicos, por ejemplo por mareas negras, anunció en un comunicado el senador Robert Menéndez.

Los senadores Menéndez, Frank Lautenberg y Bill Nelson estiman que daños económicos tales como pérdida de ingresos por turismo, pesca, recursos naturales o impuestos locales deben ser cubiertos por las compañías petroleras hasta un máximo de 10.000 millones de dólares.

Los precios del petróleo terminaron en leve alza este lunes en Nueva York, luego de alcanzar un nuevo nivel en 19 meses, sostenidos por el derrame de crudo en el Golfo de México y buenos indicadores de empresas.

La petrolera BP comenzó a trabajar para detener la fuga utilizando seis robots submarinos que intentan cerrar la válvula del pozo submarino. Asimismo la compañía comenzó a perforar pozos de seguridad para reducir la preión e inyectar un revestimiento para tapar definitivamente el pozo.

La primera operación ha fracasado por el momento y la segunda podría llevar tres meses. BP se propuso fabricar una enorme cúpula de 70 toneladas para depositarla en el fondo del mar y detener la salida de petróleo del pozo. El presidente de la filial estadounidense de BP, Lamar McKay, dijo que está casi terminada.