•   NUEVA ORLEANS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una enorme cúpula de acero para tapar la principal fuga de petróleo en el Golfo de México fue enviada hoy, mientras expertos alertan que la contaminación amenaza la flora y fauna del lugar, incluyendo los corales y los nidos de aves y tortugas.

Un portavoz de BP -la petrolera británica cuya plataforma generó el desastre- informó que los equipos de emergencia esperan combatir el derrame con el despliegue de una "cúpula" que podría contener la fuga principal, capturando el petróleo y elevándolo por un caño hasta un navío. "El sistema de recogida está embarcado", expresó el portavoz John Curry. "Está yendo hoy (miércoles), esperamos haberlo podido instalar hacia el fin de semana", afirmó.

Además, días de trabajo fuera de las costas de Luisiana, en el sur de Estados Unidos, con submarinos trabajando a 1.500 metros de profundidad finalmente dieron fruto cuando una válvula fue colocada sobre la menor de las tres filtraciones, que dejó de filtrar petróleo. Pero el hecho no altera significativamente la cantidad de petróleo que se derrama en la zona, y el trabajo se concentra ahora en sellar las dos fugas restantes. "Calculamos que el derrame se mantendrá en el mismo nivel, aún si sólo quedan dos fugas", señaló Brandon Blackwell, jerarca de la Guardia Costera.

"Guardería animal" en riesgo
La marea negra pone en riesgo los pantanos que los expertos califican de "guardería animal", en una época del año en la cual nacen las aves, tortugas y mamíferos. "La guardería animal de América del Norte está en peligro", expresó Mark Floegel, de Greenpeace.

La primavera boreal es cuando aves y tortugas de mar ponen sus huevos. Para ellas, los pantanos de Luisiana, Misisipi y Alabama constituyen un santuario. La región tiene 40% de los pantanos estadounidenses, área esencial de desove para peces, camarones y cangrejos y una importante parada para las aves migratorias.

Un total de 38 tortugas fueron encontradas muertas entre el 13 de abril y el 3 de mayo en las costas de Luisiana, Misisipi y Alabama en el golfo, aunque su muerte aún no puede ser atribuida a la marea negra, manifestó la Agencia Marítima Estadounidense NOOA.

Contaminación puede alcanzar cayos en Florida
Además, crece el temor de que la contaminación pueda alcanzar los cayos del sur de Florida y los arrecifes de corales. "Sería trágico que la contaminación llegara aunque sea de manera indirecta a los corales", mencionó Diego Lirman, experto de la Universidad de Miami (UM). Hay un alto riesgo de mortandad por la exposición de los delicados organismos "a los químicos secundarios del petróleo y a los dispersantes que se están usando para contener la expansión del derrame", agregó.

Mientras, equipos de emergencia se preparan a una quema controlada del derrame. "Calculamos que ningún área poblada se verá afectada por las operaciones de quema controlada y no se prevé ningún impacto en los mamíferos y tortugas marinas", afirmó el centro de información de la plataforma petrolera Deepwater Horizon (DHICIC). Los funcionarios ya realizaron una quema controlada el 28 de abril, cuando parte de la mancha ardió por 28 minutos, lo cual según el DHICIC eliminó miles de litros de petróleo del mar.

Por otra parte, el gobierno dijo ser favorable a un aumento "significativo" del máximo de la indemnización a la que las petroleras pueden ser condenadas a pagar cuando contaminan. Según la actual ley -votada tras el hundimiento del "Exxon Valdéz" en Alaska en 1989- las petroleras deben pagar los costos relacionados a un vertido accidental hasta un máximo de 75 millones de dólares. Pero el lunes senadores presentaron un proyecto de nueva ley subiendo ese máximo a 10.000 millones.

9.5 millones de crudo en el mar
Se calcula que 9,5 millones de litros de crudo salieron al mar desde que la plataforma de BP se hundió el 22 de abril, dos días después de la explosión que mató a 11 empleados. El ducto que conectaba la plataforma a la cabeza del pozo yace ahora fracturado en el lecho marino a 1.500 metros de profundidad y arroja 800.000 litros de petróleo por día.

Trabajadores de la National Wildlife Foundation descubrieron una tortuga marina nadando a través de la marea negra 25 Km al sur de Luisiana. Pero nadie a bordo estaba entrenado para rescatar animales, por lo que acabaron abandonándola en la mancha de petróleo y se limitaron a reportar sus coordenadas.

Por su parte, barcos camaroneros y embarcaciones oficiales de rescate instalaron barreras de protección en torno a algunas de las deshabitadas islas Chandeleur.