•   SAN SALVADOR/AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

A casi 35 años del asesinato del poeta salvadoreño Roque Dalton García, sus familiares consideran un “agravio” la permanencia en el gobierno de izquierda de uno de los ex comandantes guerrilleros acusado del crimen que conmovió al mundo literario.

La familia del poeta, representada en sus hijos Juan José (52) y Jorge (48), arremetió contra dirigentes del desaparecido Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) que ordenaron el crimen. Uno de ellos, Jorge Meléndez, es actualmente director de Protección Civil en el gobierno de Mauricio Funes.

Los otros acusados son Joaquín Villalobos, asesor de seguridad en México, y Alejandro Rivas Mira, quien desapareció en los años setenta tras cobrar un rescate.

Jorge Dalton considera que el nombramiento de Meléndez para un cargo público en junio pasado “constituye un agravio a las aspiraciones de justicia y verdad del pueblo salvadoreño”.

El poeta asesinado era un intelectual revolucionario perteneciente a la llamada “Generación Comprometida”, que se identificó con la lucha de los más desamparados, sufriendo cárcel y exilio.

Dalton formó parte de la generación de escritores de los años sesenta junto a Julio Cortázar, Mario Benedetti y Gabriel García Márquez, entre otros.

Víctima de un juicio sumario tras ser acusado de una supuesta traición, el poeta fue asesinado el 10 de mayo de 1975 junto a Armando Arteaga (Pancho).

Fue torturado

Según la familia Dalton, Meléndez fue parte de quienes “torturaron física y psicológicamente a las víctimas ya indefensas y en cautiverio”.

Tanto Meléndez como Villalobos están acusados de haber desaparecido el cadáver del poeta y mantener oculto el lugar donde fue abandonado.

“Una de las cosas que les exigimos a Jorge Meléndez y a Joaquín Villalobos es que digan de verdad dónde están los restos de mi padre”, afirmó Jorge Dalton.

Según un informe de la Comisión de la Verdad, creada por la ONU, a Meléndez se le imputa el secuestro, asesinato, extorsión y desaparecimiento del cadáver del empresario Roberto Poma, así como las ejecuciones arbitrarias y sumarias de varios alcaldes que constituyen crímenes de lesa humanidad.

Por el récord criminal de Meléndez, los Dalton pidieron al presidente salvadoreño Mauricio Funes su “despido inmediato” y pida disculpas públicamente por haberlo tenido entre sus funcionarios.

La familia Dalton acordó no participar ni avalar acto oficial alguno que realice el actual gobierno relacionado con la conmemoración del 35 aniversario del asesinato de Roque Dalton.

Además, adelantaron que se negaran a suscribir contratos con el gobierno para la publicación o reedición de obras del poeta que son utilizadas en el sistema educativo.