•   NUEVA YORK /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los habitantes de Nueva York enfrentaban ayer miércoles las medidas de seguridad más duras y visibles, mientras continúa la investigación por el atentado fallido del sábado en Times Square, por el que fue detenido e inculpado un hombre de origen paquistaní.

“Siempre debemos estar atentos porque a los ojos de un terrorista, Nueva York es Estados Unidos y ellos quieren matarnos”, dijo el comisionado de la policía Raymond Kelly.

En el sistema de metro, la policía revisaba las bolsas de los pasajeros, también se movilizaron más oficiales de lo común en la explanada del One Police Plaza, el cuartel de policía de la ciudad, a unas cuadras de la corte federal.

Nueva York ha estado en vigilancia permanente desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 que destruyeron el World Trade Center, causando la muerte de casi 3.000 personas.

Piden más fondos

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, reclamó ayer miércoles al Congreso más recursos para la lucha contra el terrorismo tras el fallido ataque.

“Desde 1990 se han registrado más de 20 complots terroristas --o ataques perpetrados-- contra nuestra ciudad”, dijo Bloomberg durante una audiencia con la Comisión de Seguridad Interior del Senado.

El sospechoso, Faisal Shahzad de 30 años, presuntamente condujo un Nissan SUV con una bomba enorme, pero defectuosa, hacia el barrio más concurrido de Nueva York, el sábado, cuando miles de personas asistían a los teatros y a otras atracciones turísticas.

La policía encontró la bomba en la camioneta estacionada frente a un teatro donde se representaba el musical “The Lion King”. El distrito de Times Square fue evacuado al tiempo que se desataba la caza del hombre.

Shahzad fue arrestado 53 horas después en el aeropuerto John F. Kennedy poco antes de la medianoche, cuando su vuelo de Emirates Airlines se disponía a despegar con destino a Dubai.

El martes, fue sometido a un interrogatorio para determinar eventuales conexiones con grupos extremistas. Los cargos criminales sostienen que el hombre recibió “entrenamiento de fabricación de bombas” en la región paquistaní de Waziristán.

El fiscal general Eric Holder dijo que Shahzad había admitido su participación en el intento de atentado.

La demanda criminal de diez páginas presentada el martes acusa a este residente del estado de Connecticut de tratar de “usar un arma de destrucción masiva” para matar en el concurrido centro de Nueva York.