•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Organizaciones civiles y laborales estadounidenses lanzaron hoy un boicot contra el estado de Arizona por su ley antiinmigrante y exigieron una revisión del sistema migratorio, una reforma a la que el presidente Barack Obama reiteró su respaldo.

Las organizaciones, lideradas por La Raza, principal coalición hispana en Estados Unidos, llamaron a no comprar productos de Arizona, viajar o celebrar eventos en ese estado del suroeste del país, fronterizo con México, hasta tanto sea revertida la ley, llamada SB 1070. "Llamamos a un bloqueo porque esta ley abrirá la puerta a la discriminación racial y arrestos ilegales", indicó en rueda de prensa la presidenta de La Raza, Janet Murguía, al calificar la ley de "antiamericana".

Entre los que apoyan el boicot están decenas de organizaciones hispanas, laborales, de defensa de los derechos civiles y de minorías. Ya otras organizaciones y hasta legisladores de Arizona habían llamado a un bloqueo.

La SB 1070 exige a la policía local detener y exigir documentos a cualquiera del que se sospeche puede estar indocumentado en el país, aunque no esté incurso en ninguna actividad ilegal, por lo que ha despertado el temor de que pueda promover el racismo. La ley, que entrará en vigencia en menos de tres meses, ha sido repudiada por los países latinoamericanos, especialmente México y los centroamericanos, de donde proviene gran parte de los once millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Obama lanza dura crítica contra legislación
El propio presidente Obama lanzó ayer en un evento hispano en la Casa Blanca una dura crítica a la ley de Arizona, que está siendo estudiada por su gobierno que considera si la impugna judicialmente. "Socavar los principios fundamentales que nos definen como nación" no es la solución para arreglar el "roto" sistema migratorio, expresó Obama.

Murguía no señaló cuál será el impacto económico de la medida, pero manifestó que la idea es emular una exitosa campaña contra Arizona cuando el estado se negó a acatar el Día Martin Luther King Jr como feriado nacional en 1987, lo que conllevó la cancelación de convenios por millones de dólares. Un objetivo es lograr que cambie de sede el juego de las estrellas del béisbol profesional previsto para julio de 2011 en la capital de Arizona, Phoenix.

Algunos sectores de Arizona, como la industria del turismo, han señalado que ya empezaron a sentir consecuencias, con una ola de cancelaciones de reservas. "Debemos enviar un mensaje a otros estados" que puedan estar considerando leyes semejantes, mencionó Karen Narasaki, presidenta del Centro de Justicia asiático-estadounidense. "Hay un precio que pagar cuando se abusa la ley", señaló. "Hay una vía correcta y una errada. La correcta es que el Congreso cumpla su obligación constitucional y regula la inmigración", afirmó Murguía, al instar a los legisladores a aprobar una reforma migratoria.

Obama reiteró ayer que quiere empezar a trabajar en una reforma migratoria integral este año. El mandatario apoya una propuesta que integre seguridad y alternativas para la legalización de los indocumentados. Los líderes demócratas en el Senado presentaron la semana pasada un esbozo de reforma, sin apoyo republicano.

El senador Chuck Schumer, uno de los que ha liderado las negociaciones migratorias, pidió este jueves a la gobernadora de Arizona que prorrogue por un año la entrada en vigencia de la SB 1070 para dar tiempo al Congreso que promulgue una reforma. La Casa Blanca y los demócratas en el Congreso admiten que hace falta el respaldo de al menos un senador republicano para que la reforma avance.