•   ATENAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El parlamento griego adoptó hoy el plan de ajuste decidido por el gobierno socialista a cambio de la ayuda financiera de la UE y el FMI, en medio de nuevos enfrentamientos en Atenas, un día después de la huelga general que se saldó con tres muertos.

Tras permanecer durante largos y tensos momentos frente a los jóvenes que les lanzaban proyectiles y les gritaban insultos delante del Parlamento, los policías dispararon gases lacrimógenos y cargaron contra la multitud. La mayoría de los manifestantes se alejaron del Parlamento desfilando, enarbolando banderolas, mientras que al margen, pequeños grupos de perturbadores tumbaban los cubos de basuras o les prendían fuego.

Este brusco aumento de la tensión se produjo tras dos manifestaciones que reunieron en calma más de 10.000 personas en el centro de Atenas contra la adopción por el Parlamento del plan de austeridad. Los manifestantes, convocados por las dos grandes centrales sindicales GSEE, del sector privado, y Adedy, del público, también desplegaron un largo lazo negro, en homenaje por los tres empleados muertos el miércoles en el incendio por cócteles molotov de un banco en el centro de Atenas, al margen de los desfiles sindicales.

"Futuro de Grecia en juego"
Mientras, en un acalorado debate en el Parlamento, el primer ministro griego Giorgos Papandreou advirtió que "el futuro de Grecia está en juego" por la crisis y que la "economía, la democracia y la cohesión social" del país "están siendo puestos a prueba". El parlamento aprobó el plan de ajuste con el voto favorable de 172 diputados socialistas y de extrema derecha, sobre un total de 296 de los 300 parlamentarios presentes.

Pese a la aprobación del plan, las bolsas mantenían hoy su tendencia a la baja de los últimos días. En Nueva York, Wall Street cerró con una caída del 3,20%. En Europa, la Bolsa de Londres perdió 1,52%, París 2,20% y Fráncfort 0,88%. La Bolsa de Madrid cedió 2,93% y la de Milán 4,26%. Paradójicamente, la de Atenas tuvo un leve repunte de 0,98%.

El plan de ajuste afecta de lleno a la población, ya que incluye la supresión de los aguinaldos de los funcionarios y los pensionistas del sector público, el aumento la edad de jubilación de las mujeres en cinco años, a 65, y la suba del IVA en dos puntos, al 23%, además de reducir las inversiones públicas. La Casa Blanca señaló hoy, a través de su portavoz Robert Gibbs, que estas reformas son "importantes" pero que "tomarán algún tiempo" y aseguró que el Tesoro estadounidense está monitoreando la situación.

A cambio del duro ajuste, Grecia recibirá 110.000 millones de euros de ayuda de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), "el único modo de escapar a la bancarrota", según el ministro de Finanzas Giorgos Papaconstantinou.

BCE reafirma confianza en cohesión de zona euro
En una reunión del Banco Central Europeo (BCE) en Lisboa, el presidente de esa institución, Jean-Claude Trichet, reafirmó su confianza en la cohesión de la zona euro y descartó una cesación de pagos de Grecia. "Para mí, está descartada una cesación de pagos de Grecia", declaró Trichet.

Los graves incidentes de ayer hacen temer que fracase el plan de austeridad y aumenten los riesgos de un contagio a países como España y Portugal, que aparecen en la mira de los mercados como las nuevas fichas de dominó en caer en la Eurozona detrás de Grecia.

La agencia de calificación financiera Moody's advirtió hoy que la crisis griega representa un riesgo importante para los bancos de varios países europeos, entre ellos Portugal, España, Italia, Irlanda y el Reino Unido.