•   PARIS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Francia anunció hoy que las cajas negras del A330 de Air France Rio-París que el 1 de junio de 2009 cayó al Atlántico con 228 personas a bordo fueron localizadas en una zona del "tamaño de París donde el relieve submarino se asemeja a la Cordillera de los Andes".

Los especialistas de la marina francesa "pudieron determinar una zona con una incertidumbre de 3 millas náuticas", es decir 5 km, declaró el general Christian Baptiste, portavoz adjunto del ministerio francés de Defensa. Inmediatamente, el vocero aclaró que "esto no significa que vayamos a encontrar las cajas negras, porque éstas ya no emiten y porque la zona donde están ubicadas es muy accidentada". Por esa razón "no hay certeza de recuperar las cajas negras", insistió.

"La zona que ha sido localizada corresponde a la superficie de París en la que hay que encontrar objetos del tamaño de una caja de zapatos con un relieve submarino que corresponde a la Cordillera de los Andes", sostuvo el general Baptiste en una rueda de prensa posterior. No obstante subrayó que se trata de un "avance que permite recentrar las búsquedas no ya en miles de kilómetros sino en un centenar de kilómetros".

Esa zona de búsqueda a 3.000 metros de profundidad es mucho más restringida que el área inicial pues se pasó de 17.000 km2 a una de 1.500 km2. "La zona de búsqueda está a 200 millas náuticas (370 km) al noroeste del archipiélago brasileño de Sao Pedro y Sao Paulo", una docena de minúsculas islas rocosas a unos 950 km al noreste de la ciudad de Natal, precisó luego la Marina francsa.

Podrían dar con restos del avión
El portavoz adjunto de ministerio francés explicó que la localización fue resultado de "búsquedas de laboratorio efectuadas en Francia" a partir de grabaciones realizadas entre el 10 de junio y el 10 de julio de 2009 por especialistas en sónar del grupo francés Thales y de la Marina francesa. "Es posible encontrar pedazos de restos del avion importantes (...) y si tenemos suerte, quizá una caja negra esté atrapada entre los restos del aparato", precisó Baptiste.

Las cajas negras, que pesan 10 kilos cada una y son en realidad de color naranja, registran todos los datos técnicos de un vuelo, incluidas las conversaciones en la cabina, emiten una señal durante 30 y 42 días. Introducidas en los aviones en los años 60, las cajas negras permiten, en el 90% de los accidentes aéreos, determinar las causas de la tragedia.

La información anunciada hoy "debe ser verificada y validada por nuestros equipos" que están en la zona de la búsqueda, aseveró una portavoz del Buró de Investigaciones y Análisis (BEA) a cargo de las investigaciones técnicas. "Al parecer el ministerio de Defensa trabajó con imágenes obtenidas durante la primera etapa de búsquedas cuando los registradores de vuelo (cajas negras) todavía emitían una señal", explicó la misma vocera.

Representantes del BEA y de la Marina francesa tenían previsto reunirse hoy mismo. Hasta ahora, el BEA considera que un mal funcionamiento de las sondas Pitot (sensores de velocidad) del grupo Thales era "uno de los factores" del accidente. El martes, ese organismo anunció que el 25 de mayo se reanudará la tercera etapa de búsqueda en la zona del accidente, pues considera que solamente las cajas negras permitirán comprender las causas exactas del accidente.

Air France y el constructor europeo Airbus participan en los gastos de las tareas de búsqueda submarina.