•   TEGUCIGALPA /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, anunció, ayer jueves, que no acudirá a la próxima cumbre de Madrid entre la Unión Europea (UE) y América Latina debido al rechazo de Sudamérica, aunque sí participará en el encuentro entre el bloque europeo y Centroamérica.

“Si nuestra presencia en España por invitación de la Unión Europea genera conflictos, pues no vamos a estar allí”, dijo Lobo a medios radiales.

Lobo aseguró que Honduras “no será motivo de conflicto”, pese a que considera que los países sudamericanos que se han opuesto a su presencia en La Cumbre “se ponen intransigentes y arrogantes”, olvidando que a quien dañan es al pueblo hondureño y a los pobres que dependen de los países amigos.

Varios países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), con Brasil, Ecuador y Venezuela a la cabeza, amenazaron con boicotear la cita de Madrid si asistía el mandatario hondureño.

La cumbre de Centroamérica y la UE está programada para el 19 de mayo, un día después de la cita de América Latina y el bloque europeo.

Mandatarios anuncian asistencia

Tras la decisión de Lobo, el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, y sus pares sudamericanos anunciaron su asistencia al encuentro América Latina-UE.

“Lula y los otros presidentes suramericanos participarán de la cumbre”, indicó ayer jueves a la AFP, una fuente de la Presidencia brasileña.

La decisión de Lula fue confirmada después de que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, le comunicara que habló con el anfitrión de la cumbre, el español José Luis Rodríguez Zapatero, “y fue informado de que Lobo sólo participará de la reunión de la UE con países centroamericanos y no de la plenaria con América Latina”, dijo la fuente en Brasilia.

Zapatero ejerce la presidencia de turno de la Unión Europea y Correa lo llamó como presidente de turno de la Unasur.

Sólo dos países sudamericanos, Perú y Colombia, han reconocido a Lobo, quien ganó las elecciones de noviembre, efectuadas bajo el régimen de facto que gobernó Honduras durante siete meses luego del golpe de Estado de junio de 2009.

Estados Unidos, la UE y Centroamérica (salvo Nicaragua) han reconocido al nuevo gobierno hondureño y normalizaron sus relaciones con Tegucigalpa luego de que Lobo asumiera el poder, lo que marcó el fin del régimen de facto de Roberto Micheletti.