•   LA PAZ /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Una huelga indefinida a partir del lunes en demanda de mejoras salariales fue convocada por la Central Obrera Boliviana (COB), principal fuerza sindical del país, en el primer distanciamiento serio entre el presidente Evo Morales y parte de su base de apoyo, los sindicatos obreros.

La huelga, convocada por la COB, fue condenada por el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, quien sugirió que detrás de la misma está la embajada de Estados Unidos.

“Los que provenimos de la lucha sindical sabemos que una huelga general indefinida tiene contenido político; se declara una huelga general indefinida para derrocar gobiernos”, dijo García Linera en rueda de prensa.

El vicepresidente expresó que desde que Morales asumió en 2006, los grupos de derecha “intentaron golpe de Estado, asesinato y ahora intentan desde adentro; la derecha utiliza esos medios, y no dudaría que detrás de eso también puedan estar algunos funcionarios de la embajada norteamericana”.

Morales, quien se encuentra en Nueva York en una gestión ambiental ante la ONU, afirmó a CNN que quienes promueven la protesta “son dirigentes que vienen de las dictaduras, que vienen de ser instrumentos del neoliberalismo y no son todos los obreros y menos los originarios (indígenas) ni los campesinos”.

Antes de viajar el jueves a Nueva York, Morales había advertido que “algunos sectores parecen sufrir una infiltración de la derecha para confundir a los trabajadores”.

Insuficiente aumento de salario

La COB, que agrupa a la totalidad de los sindicatos bolivianos, decidió el jueves una huelga indefinida además de una marcha de protesta de 140 kilómetros hacia La Paz desde el poblado de Caracollo, debido a que considera insuficiente el alza de 5% en los salarios estatales propuesto por el gobierno.

Según medios locales, 39 de los 50 sectores afiliados a la COB acatarán la huelga. Ya los trabajadores campesinos, los cocaleros y la Federación de Mujeres campesinas señalaron que no acatarán la protesta. Pero en cambio sí será apoyada por los mineros.

“Esta marcha se denomina la marcha por el salario y la renta de jubilación digna; también pediremos el derecho a la sindicalización y a la huelga y que todos los trabajadores sean incluidos en la ley general del trabajo”, dijo Jaime Solares, líder de los mineros del andino departamento de Oruro.

Al margen de la COB, la Confederación de Trabajadores Fabriles anunció la masificación de la huelga de hambre que iniciaron esta semana unos 150 de sus miembros, también en demanda de mejoras salariales.

A Evo “lo hemos apoyado en las elecciones y es momento de que él apoye a los trabajadores. Su aumento no alcanza para sobrevivir”, dijo Ángel Asturizaga, principal dirigente de los obreros de las fábricas.

También han protestado los policías de bajo rango, y los medios locales señalan que el mismo descontento se presenta entre los militares, para quienes el aumento es de solamente 3%.

Los pedidos de aumento salarial ocurren por “las falsas expectativas” creadas por el gobierno, según el ex vicepresidente liberal Víctor Hugo Cárdenas.