•   GUAYAQUIL /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) acordó, el viernes en Guayaquil, impulsar la transparencia de los gastos de defensa para asegurar la estabilidad regional, que según Venezuela, Bolivia y Ecuador está amenazada por un pacto militar entre Estados Unidos y Colombia.

Tras dos días de deliberaciones, los ministros decidieron promover esa medida, para lo que Argentina y Chile se comprometieron a liderar un grupo de trabajo con miras a desarrollar un sistema de medición de gastos militares.

“La transparentación de las políticas y de las inversiones en el sector de la defensa es parte de un plan de medidas de confianza mutua y seguridad”, dijo el ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, agregando que “no fue difícil” avanzar en el tema.

“Hay que intercambiar información sobre gastos para desarrollar niveles de cooperación en seguridad y defensa sustituyendo la desconfianza y reemplazando las políticas de temor respecto a una agresión potencial de uno de los vecinos”, afirmó por su parte el ministro ecuatoriano de Seguridad, Miguel Carvajal.

La estrategia recibió el visto bueno de los ministros de Defensa de los 12 países de la Unasur, que en la Declaración de Guayaquil se comprometieron a fortalecer la paz y estabilidad, y a respetar la soberanía y la no injerencia en la región.

La redacción del procedimiento tomó casi tres meses desde que los viceministros se reunieran en el puerto ecuatoriano de Manta, e incluye aspectos sobre seguridad y prevención, cooperación y sanción contra “toda ruptura del orden constitucional”, según el documento.

Crearán Centro de Estudios Estratégicos

El Consejo de Defensa Suramericano (CDS) pasa por un “momento de enorme madurez y consenso”, resaltó Ponce, que además dio cuenta sobre un estatuto aprobado para establecer un Centro de Estudios estratégicos de Defensa de la Unasur en Buenos Aires.

Técnicos prepararán en ese organismo informes “que les puedan servir a los ministros para la toma de decisiones”, anotó el funcionario, señalando que trabajará en coordinación con los centros de estudios militares de los países de la región.

Su homólogo de Bolivia, Rubén Saavedra, dijo a su vez que la Unasur se fijó elaborar una estrategia sobre defensa frente a otros bloques.

Además se integró un grupo de trabajo para que realice una “síntesis objetiva” sobre un texto militar de Estados Unidos que preocupa a Venezuela.

Una estrategia suramericana de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que según el Pentágono es un trabajo académico, fue denunciada por Venezuela como parte de un plan global de guerra que incluye las operaciones militares estadounidenses desde siete bases colombianas para combatir el narcotráfico y el terrorismo.

El gobierno venezolano, junto al ecuatoriano y el boliviano, rechazan el acuerdo entre Estados Unidos y Colombia por considerarlo una amenaza y factor de desestabilización para la región. Tras la firma de ese acuerdo militar con Colombia, Estados Unidos suscribió otro con Brasil.