•  |
  •  |
  • END

Ocho personas escaparon ayer con vida a una de las peores tragedias aéreas de la India, cuando un avión con 166 ocupantes, procedente de Dubai, se estrelló nada más aterrizar en el aeropuerto de Mangalore, en el suroeste del país.

Uno de los supervivientes salió ileso del siniestro, mientras que otros cuatro sufrieron heridas leves y tres de carácter grave, informó el ministro de Aviación Civil, Praful Patel, en rueda de prensa retransmitida por el canal delhí NDTV.

Patel, que había visitado el lugar del accidente y a los heridos en el hospital, explicó que el Boeing-737 de Air India Express, la aerolínea estatal de bajo coste, se salió de la pista al aterrizar y chocó con un muro de sacos de arena antes de virar y golpear con una de sus alas contra la estructura de hormigón de un “localizador”.

El avión perdió el ala antes de precipitarse 200 ó 300 metros por un barranco, donde al cabo de unos minutos prendió fuego. Esos minutos salvaron aparentemente la vida a los ocho pasajeros (una mujer entre ellos), que ocupaban asientos entre las filas 7 y 23, y que pudieron salir por una gran grieta abierta en el fuselaje.

De momento, los equipos de rescate recuperaron los cadáveres de 152 personas, informó a la agencia PTI un oficial de la Policía local, Seemanth Kumar Singh. Entre ellos están los del comandante y dos azafatas, dijo el secretario de Aviación Civil, Madhavan Nambiar.

Patel dijo que llevará “algún tiempo” identificar a los muertos, pues muchos de los cadáveres estaban completamente calcinados, así como los restos mismos del avión.

El accidente ocurrió a las 6.05 horas locales en el aeropuerto de Bajpe, ubicado en una colina rodeada de barrancos y valles a una veintena de kilómetros de Mangalore.

En el Boeing, comprado en 2007, viajaban 160 pasajeros -23 de ellos menores, incluidos cuatro bebés- y seis miembros de la tripulación, comandada por un piloto británico de origen serbio.

Medio centenar de ellos eran indios del estado de Kerala, vecino del de Karnataka donde ocurrió el accidente, miembros de la numerosa diáspora india que vive en Dubai.

La Dirección General de la Aviación Civil inició una investigación para determinar las causas del accidente.

Niega deficiencias
Su presidente, V.P. Agarwal, dijo en rueda de prensa en Delhi que el piloto no manifestó causa alguna de preocupación cuando recibió permiso para aterrizar y contaba con visibilidad suficiente. Agarwal, citado por las agencias IANS y PTI, aseguró que el avión estaba “bien” y negó que hubiera “deficiencias operativas” o de construcción en la pista del aeropuerto, como ha sugerido uno de los supervivientes.

Hablando a las cámaras de televisión, el superviviente dijo que le pareció que había algún “problema” con la pista porque el avión comenzó a dar sacudidas en el momento de tomar tierra.

El pasajero, que sufrió quemaduras en la cara, añadió que una de las ruedas del avión reventó y poco después hubo una explosión.

“No hubo aviso de problema alguno a los pasajeros y parecía un aterrizaje suave. Inmediatamente después de tocar suelo, el avión hizo un movimiento brusco y al poco chocó contra un bloque, algo así como un edificio”, describió otro de los supervivientes, un keralita de nombre Mainkutty.

El avión “se partió por la mitad y prendió fuego”, añadió.

La lluvia que cayó intensamente durante una hora después del siniestro y las dificultades del terreno contribuyeron a ralentizar las tareas de rescate, a las que se sumaron habitantes de los alrededores del aeropuerto.

“He vuelto a nacer”, dijo el pasajero que salió ileso, Abdulá Puttur Ismail, que describió a PTI el ruido de reventón de una rueda, cómo el avión se estrelló y cómo logró desabrocharse el cinturón de seguridad, escapar por un agujero en el techo y correr durante medio kilómetro hasta que unos lugareños acudieron a socorrerlo.

Durante el día, se sucedieron los testimonios de duelo de distintas autoridades indias, así como las condolencias de Gobiernos de otros países. Es el peor accidente de aviación acaecido en la India desde la colisión de dos aviones en Haryana, cerca de Delhi, el 12 de noviembre de 1996, cuando murieron 349 personas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus