•   BUENOS AIRES  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los festejos del Bicentenario de la revolución por la independencia de Argentina culminaban hoy con un acto ante la sede gubernamental y en presencia de presidentes de América Latina como cierre a cinco días de actos que convocaron a cientos de miles de personas.

El amanecer del 25 de Mayo de 2010 fue recibido entre fuegos artificiales por una multitud en los alrededores del Cabildo, la Plaza de Mayo y la avenida 9 de Julio, transformada en el Paseo del Bicentenario, para recordar la Revolución que abrió el camino hacia la independencia de España que finalmente se obtuvo en 1816. Después de cuatro jornadas con música, desfiles, comidas típicas y entretenimientos, la fiesta alcanzará su clímax esta noche con un Desfile Central con más de 2.000 artistas, un espectáculo multimedia en la fachada del histórico Cabildo y dos espectáculos de fuegos artificiales.

Los presidentes Luiz Inacio Lula Da Silva (Brasil), Hugo Chávez (Venezuela), José Mujica (Uruguay), Evo Morales (Bolivia), Sebastián Piñera (Chile), Rafael Correa (Ecuador) y Fernando Lugo (Paraguay) estarán presentes en la celebración, junto al depuesto mandatario de Honduras Manuel Zelaya.

"Esta es la Argentina real que aflora y a esa Argentina no la pueden ocultar, no la pueden tergiversar, no la pueden distorsionar", señaló la presidenta Cristina Kirchner al término de un acto religioso en la Basílica de Luján (70 km de Buenos Aires). En estos días "millones de argentinos reafirmaron la fe en la Patria", destacó.

Roces entre oficialismo y oposición
Kirchner encabezó el tedéum en Luján, donde el arzobispo Agustín Radrizzani, hizo un llamado al diálogo y la convivencia política. "Debemos escucharnos con respeto y fortalecer el consenso sobre referencias comunes y constantes, más allá de partidismos e intereses personales", declaró Radrizzani en la ceremonia, en la que participó el esposo de la mandataria y ex presidente Néstor Kirchner (2003/2007), y todo el gabinete de Gobierno.

Mientras tanto, la máxima autoridad de la iglesia católica, el cardenal Jorge Bergoglio, encabezaba otro tedéum en la Catedral metropolitana, frente a la Casa de Gobierno, que sumó el apoyo de muchos dirigentes de la oposición. Bergoglio evitó la polémica y destacó como "un hermoso gesto" que las autoridades gubernamentales hubieran elegido a la Basílica de Luján para rezar por el Bicentenario, aunque reclamó a la dirigencia a "tener una actitud de grandeza que permita superar el estado de confrontación permanente".

Los roces entre oficialismo y la oposición también se evidenciaron anoche, en la reapertura del Teatro Colón, luego de tres años y medio de reparaciones. Cristina Kirchner declinó la invitación para participar de la función de gala que le había cursado el alcalde derechista de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien por estos días agudizó sus choques con el gobierno nacional.

La marca distintiva de los festejos ha sido la masiva participación que acompañó todas las actividades, en especial el "Desfile de la Integración" que protagonizaron miles de representantes de las múltiples colectividades que pueblan el país sudamericano. La música fue la gran convocante en todas las jornadas, en las que resonaron voces de músicos latinoamericanos como el cubano Pablo Milanés, el brasileño Giberto Gil, la colombiana Totó La Momposina, el uruguayo Jaime Ross, los bolivianos de Los Kjarkas y los chilenos de Los Jaivas, entre otros.

El rock nacional, el tango y el folklore tuvieron un eco masivo en las diferentes jornadas, como en la noche del lunes, cuando se congregó más de un millón de personas, según medios de prensa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus