•  |
  •  |
  • AFP


Nueve personas murieron, entre ellas cinco niños, y tres resultaron heridas de gravedad en el incendio de un edificio el domingo por la noche en Ludwigshafen, en el suroeste de Alemania, informó este lunes la policía.

"Es el incendio más mortífero desde el final de la Segunda Guerra Mundial" en esta ciudad, dijo en rueda de prensa la alcaldesa de Ludwigshafen, Eva Lohse, visiblemente conmocionada.

El domingo por la noche los bomberos lograron apagar las llamas.

El incendio se había declarado en el primera planta, en torno a las 15H30 GMT (16H30 locales), por motivos desconocidos.

Los socorristas prosiguen la búsqueda de posibles víctimas bajo los escombros.

60 personas evacuadas
Unas sesenta personas fueron evacuadas del inmueble, donde algunos vecinos celebraban el carnaval con amigos y familiares.

Treinta y cinco personas fueron hospitalizadas el domingo y 20 seguían ingresadas el lunes, tres de las cuales se encuentran en estado grave aunque "fuera de peligro", declaró un médico a periodistas. Las restantes se alojaron en casa de amigos y parientes o en una sala deportiva situada cerca de su lugar de residencia, agregó.

Pese a la intervención rápida de los bomberos, las llamas se propagaron a gran velocidad, explicó el jefe del Cuerpo, Peter Friedrich.

El hueco de la escalera de madera se derrumbó en poco tiempo, dejando las ventanas como única escapatoria para salvarse del fuego.

"Los oficiales comenzaron a atrapar a los niños que saltaban por las ventanas de la tercera planta, eran imágenes de horror que quedarán en nuestra memoria", contó la alcaldesa, quien agregó que se anularon las festividades carnavalescas como consecuencia de este drama.