•   RIO DE JANEIRO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que impone nuevas sanciones a Irán por su programa nuclear es una "victoria pírrica", expresó hoy el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, cuyo país, miembro no permanente del cuerpo, votó contra la medida. "Es un episodio que debilita el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El Consejo de Seguridad representa la misma correlación de fuerzas que en 1948 cuando fue creado", se quejó el jefe de Estado de Brasil, que busca una reforma en la composición de ese organismo, el más importante de la jerarquía diplomática internacional.

"Estoy triste porque todos en el Consejo están a favor de la reforma. Todo el mundo dice que Brasil debe ser parte del Consejo, pero eso ya tiene 17 años", señaló el mandatario, respecto a la pretensión de su país de convertirse en miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, integrado por Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia. Actualmente, Brasil es uno de los 10 miembros no permanentes. "La geografía económica del mundo cambió y nosotros queremos que la ONU tenga gente de América Latina, de Asia", declaró Lula.

"Sinceramente, espero que Ahmadinejad permanezca tranquilo. Conversé mucho con el primer ministro de Turquía y decidimos votar en contra (de las sanciones a Irán) porque tenemos nuestro nombre en un acuerdo", declaró el presidente brasileño. "Creo que nosotros debemos tener paciencia cuando constatamos lo obvio. Brasil y Turquía hicieron lo que los países del Consejo de la ONU no conseguían hacer: llevar a Irán a la mesa de negociación. Al contrario, ellos resolvieron, en mi opinión personal, por capricho, mantener las sanciones que no van a tener ninguna explicación para Irán", insistió.

Lula firmó el 17 de mayo en Teherán un acuerdo tripartito junto con Turquía, que prevé el intercambio de uranio ligeramente enriquecido iraní, que sería enviado a territorio turco para su enriquecimiento y conversión en combustible para un reactor nuclear de investigación en Irán.

"No creemos en sanciones”
Casi simultánteamente, en Brasilia, el canciller Celso Amorim no ahorró críticas a la decisión del Consejo de Seguridad, aunque reiteró que Brasil deberá respetar esa determinación."No creemos en sanciones. Esta es la cuarta ronda de sanciones contra Irán. Las otras tres ya no tuvieron ningún efecto y no veo por qué esta nueva ronda lo tendrá. Mi convicción profunda es que no traerá ningún resultado, apenas generar más desconfianza", aseveró el ministro en una conferencia de prensa.

De acuerdo con Amorim, "la idea de que con sanciones se convencerá a Irán a negociar ya fue puesta a prueba, y la reacción inmediata de Teherán a la adopción de las sanciones muestra hasta qué punto eso no sirve". Para Amorim, el acuerdo tripartito no fue discutido por el Consejo de Seguridad "porque los promotores de las sanciones ya estaban decididos a adoptarlas, y el entendimiendo firmado con Irán haría más difícil aprobar sanciones más adelante. Ya estaban decididos".

El pacto fue fríamente recibido por la comunidad internacional y particularmente por las potencias nucleares que, con Estados Unidos a la cabeza, siguieron impulsando sanciones al régimen iraní, del cual sospechan que busca dotarse de un arma atómica.

Irán anunció horas después de firmado el acuerdo con Brasil y Turquía, que continuaría enriqueciendo uranio en su territorio, y lo reafirmó este miércoles luego de conocer las sanciones de la ONU.