•   SHANGHAI  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad lanzó hoy una diatriba contra Estados Unidos e Israel, 48 horas después de la aprobación de nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra su país, cada vez más aislado internacionalmente.

Ahmadinejad declaró, durante una visita al pabellón iraní de la Exposición Universal de Shanghai, que las nuevas sanciones apoyadas por todos los miembros permanentes del Consejo, entre ellos Rusia y China, son un "papel sin valor". Denunció además al Consejo como un "instrumento dictatorial" y advirtió que "el tiempo de la intimidación y la coerción se ha acabado".

Cargó igualmente contra Israel, al afirmar que el Estado hebreo es un país "condenado", y acusó al presidente estadounidense, Barack Obama, de haber cometido "un grave error" al impulsar las sanciones y "bloquear la vía" para establecer vínculos amistosos con el pueblo iraní.

Todo ello se produce en un contexto de creciente aislamiento de la República Islámica, acusada por varias potencias de querer dotarse del arma atómica bajo el pretexto de un programa nuclear civil.

Ignora cumbre regional de seguridad en Taskent
Ahmadinejad prefirió visitar el pabellón de su país durante el "Día de Irán" en la Expo de Shanghai, en lugar de acudir a una cumbre regional de seguridad en Taskent, capital de Uzbekistán, a la que asistieron los presidentes chino Hu Jintao y ruso Dimitri Medvedev. Al concluir ese encuentro, el canciller ruso, Serguei Lavrov, afirmó que ese núcleo de países, denominado OCS (Organización de Cooperación de Shanghai) había rechazado la adhesión de Irán, que hasta ahora tenía rango de observador, precisamente a causa de las sanciones de la ONU. "Si el Consejo de Seguridad decidió sanciones, el país concernido no puede adherir", declaró.

La visita del presidente iraní a la Expo se produce en un momento delicado en las relaciones con su aliada China. Algunos miembros del gobierno iraní reaccionaron inicialmente con furia a la decisión de China de acoplarse a la postura de Estados Unidos y las demás potencias occidentales para votar las sanciones. Pero Ahmadinejad trató de evitar críticas a su principal socio comercial. "El principal problema es la administración de Estados Unidos y no tenemos problemas con los demás", aseguró a los periodistas.

Rusia dispuesta a aplicar sanciones
Sin embargo, Rusia, otra de las potencias más cercanas a Teherán, aseguró hoy que aplicará "estrictamente" las sanciones aprobadas por la ONU contra Irán. "Seguiremos de forma estricta los criterios y requerimientos de la resolución", afirmó el vicecanciller ruso, Serguei Riabkov, al responder a una pregunta sobre una programada venta de misiles a la República Islámica.

Una fuente del servicio federal ruso de cooperación militar, citada por la agencia Interfax, había indicado ayer que Moscú congelará un contrato de entrega a Irán de misiles S-300 tras la adopción de nuevas sanciones en la ONU contra Teherán. Sin embargo, Lavrov afirmó luego que las sanciones no impedirían la entrega de los misiles rusos, por tratarse de "armas defensivas".

En una reunión con el presidente francés Nicolas Sarkozy, el primer ministro ruso Vladimir Putin confirmó la decisión de Moscú de "congelar" la entrega de misiles S-300 a Irán. Sarkozy "felicitó a Vladimir Putin por la decisión" pues "en el contexto actual, entregar misiles a Irán hubiera sido algo difícil de justificar", indicó la presidencia francesa.

En Shanghai, Ahmadinejad reiteró que esas sanciones "no tendrán ningún efecto". Ya había dicho de ellas anteriormente que "no valen un centavo" y que "deben ir a la basura". Israel, país que según expertos extranjeros posee el arma atómica aunque se niegue a confirmar o desmentir esa sospecha, considera a Irán como su principal enemigo en la región, tras las amenazas de Ahmadinejad de "borrar del mapa" al Estado hebreo. Responsables israelíes no han descartado una posible acción militar para impedir que Irán desarrolle el arma nuclear.

Irán asegura que su programa nuclear tiene fines exclusivamente civiles, y que precisa uranio para un reactor de investigación científica en Teherán.