•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno socialista español aprobó hoy una reforma laboral para reducir el desempleo, que alcanza el 20% de la población activa, mientras continúan las dudas sobre la capacidad española de sanear sus finanzas y Bruselas reclama más recortes de los ya anunciados. El ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó esta reforma el mismo día en que volvieron a difundirse informaciones sobre un posible plan de rescate a España.

Después de que en los últimos días la prensa alemana difundiera que se prepara un plan de salvamento financiero para España similar al de Grecia, que no pudo hacer frente a su deuda, el diario español El Economista publicó hoy que la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) preparan un plan de liquidez de 250.000 millones de euros.

El director del FMI, Dominique Strauss-Kahnn, que tiene una cita el viernes en Madrid entre Zapatero, rechazó el rumor. "Voy a todos los países europeos. Estoy en Francia, ¿existen rumores sobre Francia? Voy a Italia mañana, ¿existen rumores sobre Italia? Estuve en Bruselas hace una semana. ¿Existen rumores sobre Bélgica?", "es una visita de trabajo", señaló.

"Esta información es totalmente falsa", sostuvo por su parte un portavoz de la Comisión tras el enésimo rumor en los últimos meses sobre una situación límite de las finanzas españolas. "Se niega por el gobierno de España, por la Comisión Europea y por el Fondo Monetario Internacional", declaró la ministra española de Economía, Elena Salgado. "España es un país solvente, sólido, fuerte y con crédito internacional", repitió Zapatero.

Medida para enfrentar la crisis
La reforma laboral aprobada hoy forma parte del abanico de medidas con las que el gobierno enfrenta la crisis, presionado desde hace meses por la Eurozona y los mercados para que reduzca un déficit elevado al 11,2% del producto interior bruto (PIB) y con una elevada deuda de las entidades privadas.

El ejecutivo, que acaba de aprobar un duro plan de ajuste para bajar ese déficit que implica el recorte del sueldo de los funcionarios y el rechazo de los sindicatos, tomó esta segunda medida para impulsar el empleo y flexibilizar el mercado de trabajo, por lo que se enfrenta a su primera huelga general, el 29 de septiembre, y al rechazo de los partidos.

El plan de ajuste español pretende bajar el déficit ahorrando 5.000 millones de euros este año y 10.000 en 2011, pero la Comisión Europea le pidió el martes que "especifique" las medidas que incluirá en los presupuestos de 2011, en los que le llamó a ahorrar un 1,75% del PIB. Según el diario El País, esas medidas corresponderían a un ahorro adicional de 8.000 millones (el 0,75% del PIB).

Al déficit español se suma la preocupación por la deuda de las entidades bancarias. La deuda pública no preocupa por estar por debajo de los principales países europeos y del 60% aconsejado por la Eurozona, aunque en los últimos meses el Tesoro español está emitiendo deuda con intereses cada vez más altos y el diferencial del rendimiento de los bonos del Estado español con el Bund alemán (título de referencia en el mercado) llegó a niveles récord.

En el sector bancario, las cajas de ahorros, que proliferaron durante el "boom" inmobiliario y se han visto obligadas a fusionarse tras el parón de la construcción para recortar costes, han pedido 11.000 millones de euros a un fondo creado para ayudarles en sus fusiones, indicó el Banco de España. Mientras, los bancos españoles, como ya no consiguen financiarse en el mercado bancario, pidieron créditos récord al Banco Central Europeo (BCE).