•   LA HABANA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller del Vaticano, Dominique Mamberti, abogó hoy por el fortalecimiento del inédito diálogo entre el Gobierno de Raúl Castro y la Iglesia cubana, que logró la liberación de un preso político. "Naturalmente nos felicitamos por el diálogo que está ahora en curso y espero que se fortalezca también con mi visita. Es muy importante, ya se ven los frutos de esto, también me felicito", señaló Mamberti, tras conversar con el canciller cubano Bruno Rodríguez, en su primera jornada de una visita de cinco días a Cuba.

El funcionario del Vaticano llegó ayer a La Habana poco después de la liberación de Ariel Sigler, parapléjico y que estaba preso desde 2003, y el traslado de 12 reos a cárceles en sus provincias, primer logro de un encuentro entre Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega, el 19 de mayo.

"Monseñor Mamberti llega a nuestro país en un momento muy favorable. La iglesia católica en Cuba y el Gobierno y el Estado cubano laico hemos mantenido una comunicación fluida, profunda, constructiva", destacó Rodríguez. Al explicar que su visita es oficial, para conmemorar los 75 años de relaciones entre el Vaticano y Cuba y participar en la X Semana Social Católica, Mamberti descartó encontrarse con Sigler, otros opositores o con las Damas de Blanco, esposas de los reos políticos. "Mi visita contribuirá a fortalecer las buenas relaciones entre Cuba y la Santa Sede y también las buenas relaciones, el diálogo, entre la iglesia en Cuba y las autoridades cubanas", subrayó.

Rodríguez, quien agradeció a Mamberti la condena del Vaticano al embargo de Estados Unidos contra Cuba, reconoció el papel de interlocución que cumple la Iglesia y manifestó que existen "todas las condiciones" para que "continúen estos fructíferos intercambios". Aunque no está previsto en agenda, fuentes eclesiásticas no descartan que el secretario de la Santa Sede para las Relaciones con los Estados sea recibido por Raúl Castro antes de concluir el domingo su visita.

El viaje de Mamberti despertó grandes expectativas debido a la gestión de la Iglesia en favor de los reos políticos, unos 200 según la oposición, aunque La Habana los acusa de ser "mercenarios" de Washington y de atentar contra la seguridad del país.

Oposición espera más excarcelaciones
A la espera de resultados de la mediación, la Unión Europea decidió el pasado lunes aplazar a septiembre la revisión de la Posición Común, que condiciona su relación con Cuba a avances en derechos humanos. Sectores de la oposición, particularmente las Damas de Blanco, esperan que Mamberti demande a las autoridades cubanas más excarcelaciones, al menos de los más enfermos, que calculan en unos 25. "Será un diálogo fructífero cuando haya más liberaciones. Nuestra esperanza es que se produzcan nuevas excarcelaciones durante la visita (...) y pueda informarle al Papa Benedicto XVI que el diálogo va encaminado a pasos verdaderos hacia avances en derechos humanos", afirmó Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco.

El gobierno cubano es blanco de críticas en Estados Unidos y la Unión Europea a raíz de la muerte, en febrero pasado, del preso opositor Orlando Zapata tras una huelga de hambre de 85 días, y el ayuno que mantiene el disidente Guillermo Fariñas desde hace casi cuatro meses. Fariñas, a quien enviados de la Iglesia han visitado para pedirle que deponga su huelga de hambre, se dice dispuesto a levantarla si son liberados entre 10 y 12 presos enfermos.

Tras una tensa relación en medio siglo de gobierno comunista, la visita del Papa Juan Pablo II en 1998 abrió una etapa de acercamiento, e incluso el líder de la revolución Fidel Castro liberó entonces a 300 reos políticos y comunes, y permitió las celebraciones de la Navidad y las procesiones.

Mamberti es el más alto representante del Vaticano que visita Cuba desde febrero de 2008, cuando el secretario de Estado, cardenal Tarcisio Bertone, conmemoró en la isla el décimo aniversario de esa histórica visita.