•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos anunció hoy la ampliación de las sanciones contra Irán tras la reciente resolución de la ONU, con las que quiere aislar aún más al país persa y cortar sus fuentes de ingresos, incluido el sector energético. "Hoy Estados Unidos está tomando los primeros pasos para aplicar y cumplir la resolución" del Consejo de Seguridad de la ONU contra Irán aprobada la semana pasada, afirmó el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

Al incorporar a su "lista negra" de nuevas compañías y altos funcionarios iraníes el Gobierno prohibió a sus ciudadanos realizar transacciones con ellos y ordenó la congelación de los fondos que puedan tener en Estados Unidos. Aunque las empresas del país apenas tienen contactos económicos con Irán, las sanciones hacen más difícil para compañías extranjeras llevar a cabo negocios con las empresas iraníes, al cerrar el sistema financiero estadounidense.

Así lo desea Geithner, quien aseveró que las restricciones impuestas hoy tienen como objetivo disuadir a otros Gobiernos y a bancos extranjeros de comerciar con las entidades sancionadas y de esa forma evitar que respalden "las actividades ilícitas de Irán".

Estados Unidos coordinó sus acciones con la Unión Europea, que mañana respaldará en una cumbre la aprobación de medidas punitivas que irán más allá de las impuestas por el Consejo de Seguridad, incluyendo medidas en el sector energético.

Sancionan al Post Bank
Washington sancionó hoy al Post Bank, un banco estatal que el régimen iraní presuntamente usa para llevar a cabo de forma oculta transacciones que antes realizaba a través del Bank Sepah, que está en la "lista negra" de la ONU. También tomó nuevas medidas contra cuatro entidades y dos individuos vinculados con la Guardia Revolucionaria, un cuerpo militar de élite al que acusa de jugar un papel "central" en el programa de misiles de Irán y en su respaldo al terrorismo.

Además, se impuso sanciones contra cuatro empresas y más de 90 nombres de barcos usados por la compañía nacional de transporte marítimo de Irán, Islamic Republic of Iran Shipping Lanes (IRISL), para evadir los castigos a los que está sujeta desde el 2008, según EU. Asimismo, aplicó medidas punitivas contra 22 compañías de energía y seguros, con sede dentro y fuera de Irán, que son propiedad o están controladas por el Gobierno de ese país.

Las sanciones que contempla Europa también se dirigirán al sector clave del petróleo y gas, al prohibir las inversiones en ese tipo de proyectos. También impondrá limitaciones al comercio de bienes de posible doble uso civil y militar, y a las operaciones de bancos iraníes en territorio europeo.

La resolución de la ONU es la cuarta que aplica sanciones a Irán por su programa nuclear que, según Estados Unidos y sus aliados, tiene fines militares, mientras que Teherán insiste en que su propósito es pacífico. Votaron en contra de la resolución Turquía y Brasil, y se abstuvo Líbano.

Stuart Levey, encargado de las sanciones en el departamento del Tesoro de Estados Unidos, aseguró hoy en una rueda de prensa que su Gobierno espera que "tanto Turquía como Brasil cumplirán la resolución íntegramente pese a su voto". Ambos países la rechazaron al mantener que se debían seguir los esfuerzos diplomáticos antes de tomar la vía punitiva.

Se trata de la primera andanada de sanciones adoptadas por Estados Unidos tras la resolución de la ONU y Geithner prometió que la administración de Barack Obama aumentará la presión financiera sobre el país "en las próximas semanas". "Cuando instituciones financieras importantes, compañías de todo el mundo descubren que en realidad colaboran con empresas iraníes que respaldan los programas nucleares o de misiles de Irán se dan cuenta de que no vale la pena correr el riesgo y ponen fin a los negocios", indicó Geithner.

El Congreso de Estados Unidos prepara sanciones adicionales contra Irán.