•  |
  •  |
  • END

TEHERAN /EFE

La Guardia Revolucionaria, cuerpo de élite de las fuerzas de seguridad iraníes, ha comenzado a desplegarse a lo largo de la frontera con Irak “ante la presencia
en la zona de Estados Unidos e Israel”, declaró ayer miércoles uno de sus comandantes.

Mehdi Moini, general de brigada y comandante de este cuerpo en la provincia noroccidental iraní de Azerbaiyán Oeste, acusó a éstos y otros países de querer provocar un conflicto de carácter étnico en la región, según la televisión estatal en inglés “Press Tv”.

“La presencia de fuerzas estadounidenses e israelíes a lo largo de la frontera es la razón para los movimientos militares de Irán en la provincia”, explicó Moini.

“Buscan la desestabilización en nuestra provincia intentando magnificar las diferencias étnicas y religiosas”, agregó el militar, citado por la televisión estatal en inglés.


Crece tensión
La tensión ha crecido en las últimas semanas en el noroeste de Irán, y en particular en el Kurdistán iraní, espoleada por la decisión del régimen de ahorcar el pasado mayo a cinco presuntos rebeldes kurdos.

Además, se han recrudecido los enfrentamientos armados en la zona entre las fuerzas de seguridad y los milicianos del Partido para una Vida Libre en el Kurdistán (PJAK), escisión del principal movimiento independentista kurdo, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El pasado 10 de junio, el diario pro gubernamental “Iran” informó de la muerte de un oficial iraní y dos policías al estallar una bomba al paso de su vehículo cerca de la localidad de Piranshahar, ubicada a unos 900 kilómetros al oeste de Teherán.

Las autoridades iraníes responsabilizaron de la acción al PJAK, grupo al que consideran terrorista.

La Policía, por su parte, ha anunciado la detención de 13 presuntos terroristas que estaban “preparados para atacar” en diversas provincias del norte del país.


Hay grupos armados
La semana pasada, el embajador de Irán en Bagdad, Hasan Kazemi Qomi, negó de forma categórica que tropas de su país hubieran cruzado la frontera con Irak para perseguir a rebeldes kurdos, tal y como habían denunciado las autoridades del Kurdistán iraquí.

Kazemi Qomi advirtió que su país no permanecerá callado ante lo que definió como los ataques emprendidos por grupos terroristas apostados en la frontera norte de Irak.

“Desafortunadamente, esos grupos terroristas se aprovechan de esas fronteras para perpetrar sus actos de terrorismo y sabotaje, y para aterrorizar a la población iraní”, afirmó.

“Es imposible para nosotros ser testigos de la masacre de nuestros ciudadanos, de sus ataques en la frontera e incluso en las ciudades iraníes y quedarnos de brazos cruzados”, agregó el diplomático, citado por la agencia de noticias local Fars.

El pueblo kurdo se extiende en una zona montañosa que se reparten Turquía, Siria, Irak e Irán.