•   AMAGÁ  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Alrededor de 70 trabajadores de una mina de carbón de Amagá, noroeste de Colombia, están probablemente muertos luego de una explosión ocurrida la noche de ayer, indicaron las autoridades, que hasta el momento han confirmado 17 fallecidos.

"Hasta ahora hay 17 fallecidos, once que ya han sido trasladados y seis que están en un primer proceso de identificación. Logramos sacar a un sobreviviente, con quemaduras en 30% del cuerpo", informó Juan Carlos Posada, a cargo de Defensa Civil. "Es difícil que haya sobrevivientes, porque la explosión produce muy altas temperaturas", aseguró Posada, al señalar que los cuerpos recuperados se encuentran calcinados.

Se extiende operativo de búsqueda
Las labores de búsqueda avanzaban lentamente debido a la presencia de gases que no se han podido disipar totalmente. Esta mañana, las actividades de rescate estuvieron prácticamente paralizadas, pero en la tarde miembros del grupo de salvamento ingresaron a la mina, por lo menos 180 metros, explicó Posada, quien estimó que el operativo deberá extenderse hasta el fin de semana.

Decenas de familiares se encontraban en los alrededores para conocer la suerte de los mineros, pero las autoridades los mantenían alejados del lugar por motivos de seguridad. Varios carros fúnebres estaban estacionados en las cercanías.

Liliana Aguirre, un ama de casa de 25 años, ex esposa de uno de los mineros atrapados con quien tiene un hijo de 7 años, manifestó sentirse "muy triste". "Estoy aquí desde esta mañana. Lo único que me han dicho es que tengo que esperar", se lamentó la mujer tras señalar que la mina, que se maneja de manera legal, "parecía segura".

Uribe con "mucho dolor"
El presidente Alvaro Uribe expresó su pesar por el accidente. "No lo puedo ocultar: tengo muchísimo dolor" por la "personas allá atrapadas. Una suerte bien difícil", aseguró. El mandatario solicitó que se informe "rápidamente cuáles eran las condiciones de seguridad industrial para trabajar en esa mina, si estaba al día en el cumplimiento de los requisitos, si tenían al día los seguros de accidente de trabajo y de riesgos profesionales".

Al momento de la explosión había dentro de la mina unas 70 personas. Los socorristas tuvieron que esperar hasta este amanecer para acudir al rescate de los mineros debido a la emanación de gases.

El ministro de minas, Hernán Martínez, señaló que al parecer la explosión se habría producido por la falta de detectores permanentes de fugas de gas. "Estoy muy preocupado por la magnitud de la explosión. El pasado 9 de junio se hizo la última inspección a la mina y no se encontró nada irregular. Sin embargo, tenemos que investigar el reporte, porque lo más probable es que no existiera detector de gases", señaló el ministro en rueda de prensa.

En tanto, los cuerpos recuperados eran trasladados al coliseo municipal, que fue habilitado para recibirlos puesto que "la morgue del cementerio no tiene capacidad suficiente para una emergencia como la que se acaba de presentar", señaló la alcaldesa de Amagá, Auxilio Zapata.

La explosión, que produjo una serie de derrumbes internos, ocurrió durante el relevo de trabajadores de la mina, una de las más grandes de la región carbonífera del noroeste del país, en la que trabajan unas 600 personas.

En noviembre de 2008 la misma mina se inundó, lo que dejó cinco muertos.