•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El director general de BP Tony Hayward enfrentó hoy a legisladores estadounidenses hartos de los errores de la empresa en su lucha contra la marea negra y les prometió que la petrolera británica "no descansaría" hasta solucionar el vertido.

Hayward llegó hacia las 10H00 (14H00 GMT) a la sala de audiencia de una comisión de la Cámara de Representantes, acompañado por sus asesores y bajo escolta policial, pero aparentemente sereno. Sin embargo, la tarea del director general de BP no fue fácil. En efecto, los legisladores estadounidenses acusaron al grupo petrolero de negligencia en materia de seguridad en su plataforma "Deepwater Horizon" que explotó el 20 de abril a unos 80 km de las costas de Estados Unidos, generando la peor marea negra de la historia del país.

Al comenzar la sesión, el republicano Joe Barton le dejó bien claro a Hayward: "Le vamos a hacer preguntas verdaderamente difíciles", le expresó. "La explosión y el incendio a bordo de la plataforma (...) y la marea negra que siguió en el golfo de México nunca hubieran debido acontecer y lo lamento profundamente", declaró Hayward, diciéndose "personalmente anonadado". "Es demasiado temprano a esta hora para decir lo que provocó el accidente", agregó. "Todavía hay mucho trabajo por hacer. Una respuesta completa debe esperar los resultados de múltiples investigaciones", subrayó el director de BP, afirmando que el accidente resultaría de "una combinación de fallos sin precedentes". "Les prometo como jefe de BP que no descansaremos hasta solucionar esto", añadió Hayward, mientras la fuga sigue derramando a diario entre 30.000 y 60.000 barriles (de 4,8 a 9,5 millones de litros) de petróleo en el golfo de México.

Esperanza a los costeños
De este total, BP recupera 15.000 barriles por día y espera alcanzar los 28.000 al principio de la próxima semana, indicó hoy el comandante de los guardacostas estadounidenses, Thad Allen. El almirante Allen dio otro motivo de esperanza a los habitantes de las costas contaminadas por el petróleo: la perforación de los pozos de derivación destinados a detener definitivamente la fuga avanza más rápido que lo esperado y se podría completar antes de mediados de agosto.

El director general de BP prometió a los parlamentarios que tomaría medidas en contra de todo empleado de la petrolera que hubiera privilegiado los beneficios para la empresa en detrimento de la seguridad. "Por ahora, no tengo ningún elemento" que así lo indique, señaló el ejecutivo de BP, pero "si hubiera, actuaría", agregó.

El representante demócrata Bart Stupak reprochó a Hayward su antigua declaración en la que señalaba que deseaba "volver a (su) vida anterior" a la marea negra. "Estoy seguro de que volverá a su vida anterior, de que volverá a Inglaterra con un buen paracaída (económico) de respaldo. Pero nosotros, en Estados Unidos, nos quedamos con las dramáticas consecuencias del desprecio de BP por la seguridad", se quejó Stupak.

BP asume consecuencias económicas
Ante los legisladores, Hayward repitió que BP asumiría las "consecuencias económicas" de la marea negra. Ayer, él y el presidente de la empresa, Carl-Henric Svanberg, se reunieron en la Casa Blanca con el presidente Barack Obama. Acordaron destinar 20.000 millones de dólares en una cuenta para indemnizar a las víctimas de la marea negra.

Durante la audiencia de hoy en el Congreso, el representante republicano Joe Barton criticó la conducta de Obama al respecto, asimilando la creación de esta cuenta a cargo de BP como una "extorsión de fondo" a una empresa privada por parte del Estado. "Tengo vergüenza de lo que pasó ayer en la Casa Blanca (...) Pido perdón", apuntó Barton.

El portavoz de Obama reaccionó inmediatamente al destacar que Barton parecía más proclive a defender a "las grandes empresas que provocaron el desastre" que a las víctimas de la marea negra en la zona del Golfo de México.