•   JERUSALÉN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Israel, sometido a fuerte presión internacional, decidió hoy flexibilizar el bloqueo de la Franja de Gaza, facilitando el ingreso de "bienes de uso civil" al enclave palestino gobernado por el movimiento islamista Hamas, que exigió la apertura total de la frontera.

El gabinete de seguridad israelí decidió al cabo de dos días de discusiones "liberalizar el sistema mediante el cual los bienes de uso civil entran a Gaza (y) ampliar el flujo de materiales para proyectos civiles que se llevan a cabo bajo supervisión internacional", indicó el comunicado de la oficina del primer ministro Benjamin Netanyahu. Pero Israel "mantendrá los actuales procedimientos de seguridad para impedir la entrada de armas y material militar", agrega.

El comunicado se abstiene de especificar cuáles serán las medidas concretas y se limita a señalar que el gabinete de seguridad sostendrá nuevas reuniones "en los próximos días". Netanyahu ya había advertido que Israel mantendría el bloqueo marítimo de Gaza.

La decisión fue adoptada bajo fuerte presión internacional, que se incrementó tras la ola de indignación provocada por la intervención israelí del 31 de mayo contra una flotilla que llevaba ayuda a Gaza, en la cual murieron nueve turcos (uno de ellos también con nacionalidad estadounidense) de la misión humanitaria.

Gaza, donde un 80% de sus 1,5 millones de habitantes depende de la ayuda internacional para sobrevivir, está sometida al férreo bloqueo impuesto por Israel a raíz del secuestro, en junio de 2006, del soldado Gilad Shalit. Lo reforzó en junio de 2007, cuando Hamas tomó el poder del enclave, desplazando a la Autoridad Palestina de Mahmud Abas.

Hamas rechazó la medida de flexibilización. "Rechazamos la decisión sionista, que constituye un intento de esquivar la decisión internacional de un levantamiento completo del bloqueo de la franja de Gaza", declaró Ismail Radwan, un dirigente del movimiento.

EU aplaude decisión
La decisión israelí fue aplaudida por Estados Unidos, que espera que la puesta en marcha de este "principio" mejore la situación en el territorio. El jefe de la ONU, Ban Ki-moon, la calificó de "alentadora".

El enviado especial del Cuarteto sobre Oriente Medio (Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y la ONU), Tony Blair, también se congratuló por ello y precisó que se seguirá negociando con Israel para "dar cuerpo a estos principios" y examinar qué papel podrían desempeñar la Autoridad Palestina y la UE en los pasos fronterizos.

En Bruselas, la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, manifestó "un gran interés", matizado por tratarse de una "decisión de principio" que quisiera ver aplicada pronto.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, cuyo país ejerce la presidencia semestral de la UE, expresó su satisfacción por esta iniciativa gracias a la cual "en lugar de tener una lista de artículos autorizados, ahora (será) al revés" y habrá una de productos prohibidos.

Según los medios israelíes, las nuevas medidas incluyen la elaboración de una "lista negra" de 120 productos o materiales que tendrán el acceso vedado a Gaza por ser utilizables "con fines militares", como los materiales de la construcción. El gabinete de seguridad israelí volvió a pedir por otro lado el apoyo de la comunidad internacional para obtener la liberación del soldado Shalit, capturado por un comando palestino en junio de 2006 y aún en manos de Hamas en Gaza.