•   NUEVA ORLEANS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La firma petrolera británica BP anunció hoy que su principal buque para recolectar el crudo que fluye desde un pozo averiado al Golfo de México reinició sus tareas tras una interrupción de diez horas debido a un desperfecto técnico. El "Discover Enterprise", un barco que recoge entre 15.000 y 18.000 barriles de crudo al día desde el "embudo" instalado sobre la fuga a 1.500 metros de profundidad, cesó sus actividades a las 01H23 GMT del sábado, debido al bloqueo de un dispositivo antiincendios, señaló el portavoz de BP Robert Wine.

"El conducto de ventilación estaba parcialmente obstruido. Eso bloqueaba la cantidad de petróleo que podíamos introducir en los depósitos" de la nave, precisó Wine. "Se puso fuera de servicio para destaparlo, pero las condiciones meteorológicas se hicieron difíciles y había riesgo de rayos. Entonces, en lugar de empezar de nuevo bajo la tormenta, decidieron aguardar", agregó.

Antes de esta interrupción, los barcos de BP recuperaban unos 25.000 barriles diarios, informó ayer Thad Allen, comandante de la Guardia Costera de Estados Unidos.

El enojo ciudadano por el comportamiento del asediado presidente de BP, Tony Hayward, probablemente aumente con el regreso del ejecutivo a Gran Bretaña, donde un barco de su propiedad participará en una selecta competencia en la isla de Wight. Otro portavoz de BP, John Curry, se anticipó a defender el viaje de su jefe con su hijo a Gran Bretaña. "No importa dónde esté, él siempre está en conocimiento de lo que sucede en BP", afirmó Curry.

Presidente de BP toma "primer día libre desde que inició el derrame"
También Wine defendió a Hayward al señalar que será su "primer día libre desde que se inició" el derrame tras una explosión el 20 de abril en la plataforma petrolera Deepwater Horizon y su posterior hundimiento frente a las costas de Luisiana, sur de Estados Unidos. Hayward es objeto de las críticas de legisladores estadounidenses y la opinión pública, indignados por su lenguaje sarcástico y una serie de comentarios frívolos, incluida la previsión de que el derrame sería "muy, muy modesto".

El directivo de BP, que permanece en Estados Unidos desde el inicio de la catástrofe, no ha dejado de estar en la picota, máxime después de que el presidente Barack Obama dijera que, si de estar en sus manos, lo hubiera despedido por la marea negra que contamina playas y costas, con el consiguiente impacto en flora y fauna silvestres, y además provocó un desastre en la multimillonaria industria pesquera en el Golfo de México.

La incertidumbre sobre quién está a cargo de las operaciones de BP en el Golfo de México se instaló hoy, un día después de conocerse que Hayward delegaría la gestión diaria al director ejecutivo del grupo, el estadounidense Robert Dudley. Si bien el presidente del directorio de BP, Carl-Henric Svanberg, expresó en un comunicado en la cadena Sky News que Dudley estaría a la cabeza de las tareas de BP en respuesta al derrame, otros empleados del grupo dijeron que Hayward seguía al frente.

A principios de mes, BP había anunciado el reemplazo de Hayward pero no antes de que el derrame --equivalente a unos 60.000 barriles diarios-- fuera detenido, algo que se supone que ocurrirá recién a mediados de agosto, cuando estén completados dos pozos auxiliares al pozo existente.