•   ARROYO VERDE  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con alegría e incertidumbre, uruguayos y argentinos volvieron a cruzar la frontera luego de que un grupo de ambientalistas de Gualeguaychú levantara hoy la valla que bloqueó durante más de tres años una ruta hacia un puente que une ambos países.

"Ahora podremos estar en contacto con los parientes uruguayos y vamos a ver a mi madre que esta enferma en Montevideo", expresó contenta Myriam Gutiérrez, una uruguaya residente en Buenos Aires, mientras esperaba en su auto junto a su marido argentino, Daniel Galdoporpora, que los activistas levantaran la barrera que bloqueaba el paso en la ruta 136, a la altura del paraje Arroyo Verde, en Argentina.

Los manifestantes mantenían bloqueado el puente General San Martín --que une las ciudades argentina Gualeguaychú y la uruguaya Fray Bentos-- desde noviembre de 2006 en rechazo a la instalación de una planta de celulosa de la finlandesa UPM (ex Botnia) sobre la vera uruguaya del fronterizo río Uruguay.

Varios argentinos aprovecharon su fin de semana largo para cruzar a Uruguay a través de este sitio. "Por acá los costos son menores, si no es muy costoso para la gente que trabaja", explicó Galdoporpora, quien se mostró temeroso respecto a los próximos pasos que puedan dar los activistas. "Por lo que escuché pueden volver a hacer el corte, y así lo único que hacen es enfrentar a los pueblos", estimó.

Levantan bloqueo por 60 días
El bloqueo fue levantado por 60 días a la espera de que los gobiernos de ambos países acuerden realizar un control dentro de la planta de celulosa para determinar si contamina, algo que hasta ahora no ha aceptado la comisión administradora del Río Uruguay (CARU), un organismo binacional. "Permaneceremos expectantes al costado de la ruta y seguiremos con nuestras acciones, Botnia es ilegal, contamina y debe irse de la cuenca del río Uruguay", señaló un representante de los activistas ante cientos de personas.

"Decidimos (el levantamiento del bloqueo) con firmeza y convicción, pero no nos resignamos. En caso de que los gobiernos no solucionen este conflicto, continuaremos y retornaremos con nuestra protesta masiva y pacífica", decía la proclama leída en la localidad de Arroyo Verde.

Mientras los activistas daban sus discursos, cientos de manifestantes hacían flamear banderas argentinas y repetían las palabras "No a las papeleras". Al mismo tiempo, se levantaba la polémica barrera que separó a uruguayos y argentinos por más tres años. "A ver quién es el primer intrépido", exclamó un hombre de unos 50 años mientras se prendía un cigarro. "Anti patriotas", "Cuidado no te contamines", "Usen barbijo (tapabocas)", gritaban dos activistas, mientras Myriam Gutiérrez y Daniel Galdoporpora se convertían en los primeros argentinos en cruzar el paso hacia Uruguay.

De ese lado esperaban Oscar González (67 años), su esposa Libia Deus (65) y su cuñada Blanca Deus (67). "Dios quiera que todo esto tenga buen fin y podremos continuar con la hermandad que nos distingue", expuso González, y añadió que estaban felices, pues por primera vez en 43 meses no tenían que pasar por Colón para ir a celebrar el cumpleaños de su sobrina en Argentina.

El conflicto por la polémica planta de celulosa había sido llevado por Argentina hasta la Corte Internacional de La Haya, que en abril falló que no se habían aportado "pruebas concluyentes" de que la pastera fuera contaminante y ordenó a los dos países a controlar en forma conjunta el río compartido.

El control ambiental no sólo del río sino también dentro de la planta es uno de los principales reclamos de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú (230 km al norte de Buenos Aires).