•   BOGOTÁ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El conservador Juan Manuel Santos obtuvo una aplastante victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales colombianas de este domingo al obtener 69,2% de los votos frente al 27,4% del independiente Antanas Mockus, informó la autoridad electoral. Santos, del Partido Social de la Unidad Nacional (la U, derecha) reemplazará a partir del próximo 7 de agosto a su mentor político, el presidente Alvaro Uribe, en el poder desde 2002.

La jornada se caracterizó por la escasa participación electoral y la violencia que cobró la vida de siete policías y cuatro militares. Según el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, a cargo del proceso, sólo entre 12 y 13 millones de personas votaron en esta jornada, sobre un padrón de 29,9 millones de electores.

En el más grave hecho de la jornada, siete policias murieron al sufrir una emboscada con explosivos en zona rural de la provincia de Norte de Santander (fronteriza con Venezuela), según la secretaria de Gobierno, Margarita Silva. Además, cuatro militares fueron asesinados, informó el comandante del Ejército, general Oscar González.

Cerca de 350.000 agentes de las fuerzas de seguridad custodiaron las elecciones, cuyo desarrollo fue vigilado por la colombiana Misión de Observación Electoral y la Organización de Estados Americanos.

El presidente Álvaro Uribe fue uno de los primeros en votar en esta segunda vuelta. "Ver los partidos del Campeonato Mundial de Fútbol es muy agradable, el deporte une la humanidad. Pero es mucho más agradable después de haber votado", expresó. Los candidatos hicieron llamados similares. Santos expresó su confianza en que "el fútbol y la lluvia no nos impidan acudir a las urnas", mientras Mockus, del Partido Verde, manifestó que "se trata de que le metamos un gol a la abstención y votemos pensando que nos jugamos el partido de la democracia colombiana".

Santos promete atacar el desempleo
Santos, ex ministro de la Defensa de Uribe, prometió dar continuidad a las populares políticas del mandatario, especialmente la de "seguridad democrática", que privilegia el enfrentamiento militar a las guerrillas izquierdistas, en un conflicto que dura desde hace más de 40 años. El aspirante oficialista también ofreció atacar el desempleo, que con una tasa de 12% es de los más altos de la región. En concreto, Santos ha prometido la creación de 2,5 millones de puestos de trabajo.

Para el balotaje, Santos consiguió el apoyo de los principales partidos de la coalición de la derecha gobernante, en particular el Conservador y Cambio Radical. En cambio Mockus, del Partido Verde, no hizo ninguna alianza partidista para esta segunda vuelta, a la que se presentó con la oferta de rescatar la "legalidad y transparencia" de la gestión de gobierno.

Mockus, un matemático y filósofo, fue exitoso alcalde de Bogotá en dos periodos. Esta es la segunda vez que aspira a la presidencia, tras perder las elecciones frente a Uribe en 2006.

A Santos lo acompaña como aspirante a la vicepresidencia Angelino Garzón, ex sindicalista y ex ministro del Trabajo, quien promete dedicarse a los temas sociales y garantizar el respeto a los derechos humanos, un tema que empaña la actual gestión de Uribe. Mockus llevaba como fórmula vicepresidencial al también matemático Sergio Fajardo, ex alcalde de Medellín, la segunda ciudad de Colombia, donde los altísimos índices de violencia que provocaban las bandas narcotraficantes se redujeron de manera importante durante su gestión.