•   PARÍS /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El ex dictador Manuel Noriega será juzgado a partir del lunes en París, acusado de haber blanqueado 2,3 millones de euros en Francia a fines de los 80 provenientes del Cartel de Medellín, veinte años después de su captura por tropas estadounidenses que invadieron Panamá para derrocarlo.

Noriega, de 76 años, extraditado por los Estados Unidos a Francia el 27 de abril pasado tras cumplir 17 años de cárcel por tráfico de droga, será juzgado por segunda vez en Francia, los días 28, 29 y 30 de junio por el Tribunal Correccional de París, aunque esta vez estará presente, aunque la sentencia deberá conocerse en el otoño boreal próximo.

Esa instancia que juzga delitos penales, lo condenó en ausencia en 1999 a 10 años de cárcel y a pagar una multa de más de 11 millones de euros por lavado en cuentas bancarias en Francia en 1988 y 1989 de 15 millones de francos procedentes del poderoso cartel de la droga que dirigía Pablo Escobar.

Panamá pidió a Francia hace tres semanas la extradición del ex dictador, para que cumpla allí 20 años de cárcel por la desaparición en 1985 del opositor Hugo Spadafora. Francia aclaró que pedirá el acuerdo de los Estados Unidos.

La justicia francesa lo interrogará sobre el origen de los millones depositados en cuentas de los bancos BNP, CIC, Banco do Brazil, Credit Lyonnais y BCCI en París y en Marsella.

Otras cuentas estaban a nombre de su esposa Felicidad -también condenada en 1999 a 10 años de cárcel y al pago de una multa por 15 millones de euros, aunque al parecer nunca fue notificada- de sus hijas Sandra, Thais y Lorena, del entonces embajador de Panamá en París, Gaspar Wittgreen y de la cónsul en Marsella, Doris Aparicio Crocu Nilza.

De Florida a París
El Tribunal dictó entonces una orden de captura contra Noriega, que desde julio de 1992 cumplía en Florida una condena a 40 años de cárcel, reducida sucesivamente.

Militar de carrera convertido en hombre fuerte del país, tras la muerte de Omar Torrijos en un misterioso accidente de aviación en 1981, Noriega siempre afirmó que el dinero depositado en Francia provenía de su fortuna personal y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de la que fue espía desde los años 70.

El Servicio Francés de Inteligencia y de Aduanas empezó a investigar el origen de las cuentas bancarias de la familia Noriega en diciembre de 1989. Parte del dinero había servido para comprar tres apartamentos en distinguidos barrios de París.

Fueron las investigaciones efectuadas por los Estados Unidos las que aportaron “también la prueba del origen criminal de los fondos depositados en Francia”, pues Noriega recibió remuneraciones a cambio de permitir el tránsito de cocaína por Panamá, según la instrucción francesa.