•   NUEVA ORLEANS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los febriles esfuerzos de limpieza del derrame de crudo en el Golfo de México se ven amenazados por la tormenta tropical Alex, que podría transformarse en huracán. Mientras tanto, la petrolera británica BP informó de progresos en sus esfuerzos de recuperación del vertido, que incluyen la succión del crudo hacia el tanquero 'Discoverer Enterprise' y la quema del petróleo y gas recolectado en otra plataforma.

Pese a que la tormenta tropical Alex, que se formó en el oeste del Caribe, quizás evite la zona del derrame, pero podría no obstante generar gran oleaje y complicar los esfuerzos de limpieza, dijeron expertos. "El clima es impredecible, y podríamos tener un cambio de último minuto", señaló el almirante Thad Allen, designado por el presidente Barack Obama para atender el mayor desastre ambiental en la historia de Estados Unidos, provocado por la explosión de una plataforma de BP el pasado 20 de abril.

Alex enfilaba en dirección oeste-noroeste y se espera que impacte en la costa de Belice y la mexicana península de Yucatán a última hora de hoy. A las 18H00 GMT, el ojo de la tormenta, con vientos sostenidos de 75 km por hora, fue ubicado a 120 km al este de Belice City, indicó el Centro Nacional de Huracanes, basado en Miami. Tras provocar precipitaciones en los países de América Central, se espera que la tormenta se dirija al Golfo de México.

Una tormenta -y ni que hablar un huracán- en la zona del derrame de crudo sería un duro golpe para BP, cuyos esfuerzos de limpieza han sufrido toda suerte de contratiempos. Allen afirmó que los buques que recuperan el petróleo derramado necesitan unas 120 horas para evacuar la zona. "Si tenemos un indicio de que tenemos una posibilidad de vientos con fuerza de vendaval 120 horas antes, tomaremos la decisión", señaló Allen, pero agregó que "en este momento, no llegamos a ese umbral".

BP dijo que el viernes había logrado recuperar 24.550 barriles de crudo, un 3,5% más que el jueves. Desde mayo, se han recolectado aproximadamente 413.000 barriles. El gobierno estadounidense estima que la fuga vierte entre 30.000 y 60.000 barriles diarios (4,7 a 9,5 millones de litros) de crudo al Golfo de México.

BP se hunde en la bolsa de Londres
En tanto, la cotización de la acción de BP se hundió ayer en la Bolsa de Londres, después de que el grupo petrolero británico revelara que lleva gastados 2.350 millones de dólares en la lucha contra la marea negra. Las acciones de BP han caído a más de la mitad desde la explosión de su plataforma en abril, que dejó once muertos.

La petrolera británica sostuvo que sus planes de perforar nuevos pozos para retener el vertido estaban en camino. Pero no se espera una solución permanente al derrame hasta que esos pozos estén terminados, algo que se espera para agosto.

En tanto, las turísticas playas de Pensacola, en Florida, famosas por su arena blanca, fueron alcanzadas finalmente por la marea negra y las autoridades prohibieron los baños de mar en plena temporada de verano. El área afectada abarca desde Perdido Key hasta zonas de la isla Santa Rosa, en Pensacola Beach, el sector de mayor atracción de turistas en la región, que incluye arrecifes de coral y una importante industria pesquera.

Activistas y residentes de Luisiana se disponían a concentrase en la costa para manifestar, tomándose de las manos, su apoyo a la energía limpia y su rechazo a la perforación en alta mar. La protesta, bautizada "Manos a través de la arena", tendrá lugar en todos los estados de Estados Unidos y en otros 30 países, dijeron los organizadores.