•   BARCELONA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Representantes de los gobiernos de Ecuador, Perú y Bolivia, autoridades catalanas, familiares y amigos de las víctimas latinoamericanas de la tragedia ferroviaria de Castelldefels que causó 12 muertos, se reunieron hoy en un sencillo homenaje.

Bajo el Arco de Triunfo, en el centro de Barcelona, unas cien personas manifestaron su dolor y solidaridad con las víctimas del mortal accidente del miércoles por la noche cuando un grupo de jóvenes fue arrollado por un tren de alta velocidad mientras intentaban cruzar las vías. Las víctimas fueron siete ecuatorianos, dos bolivianos, dos colombianos y una rumana.

En la estación de Castelldefels, en el escenario del accidente, fueron depositados numerosos ramos de flores, algunos en el andén otros directamente en las vías, como recuerdo de la enorme colonia latinoamericana que vive en la "California barcelonesa", como algunos llaman a esa localidad balnearia y residencial.

Después de escucharse el himno de Ecuador, en medio de un silencio que sólo dejaba escuchar algunos sollozos, familiares, amigos y anónimos colocaron claveles blancos y encendieron velas ante fotografías de algunas víctimas mortales de la tragedia en un escenario enlutado instalado bajo el Arco de Triunfo barcelonés.

Diplomático ecuatoriano complacido con investigación
Después que el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, expresara el "pesar y el dolor de todas las instituciones de Barcelona, de todos los municipios del área metropolitana y de toda Catalunya", el embajador de Ecuador, Galo Chiriboga Zamorano, agradeció el apoyo y solidaridad de la Casa Real española y de los gobiernos español y catalán.

El diplomático ecuatoriano señaló que estaba "muy complacido" porque se inició una investigación, pero pidió que no se adelanten "conclusiones precipitadas que sólo conducen a mortificar de manera innecesaria" a las familias de las víctimas. "Nosotros provenimos de Ecuador, que como España tiene instituciones democráticas, que son las que deben investigar los hechos así todos nos sometemos luego a los resultados", añadió Chiriboga.

El cónsul de Ecuador, Freddy Arellana, desató el jueves una polémica cuando el mismo día del accidente criticó la señalización de la estación haciéndose eco de las críticas de algunos de sus compatriotas y lamentó que se "criminalice" de antemano a las víctimas con la hipótesis de una "imprudencia" antes de conocerse cómo sucedieron los hechos.

El consejero catalán de Política Territorial, Joaquim Nadal, por su parte, afirmó que el cónsul había sido "imprudente" en sus declaraciones, si bien admitió que estaban "dentro de la lógica emocional". La comunidad ecuatoriana "está viviendo un momento muy duro" y los "familiares de las víctimas pueden estar seguros que el gobierno de Ecuador no los abandonará", aseveró el embajador Chiriboga.

Amigos y familiares de los dos jóvenes bolivianos fallecidos también colocaron flores ante sus fotos. "Diego (Erwin Gutiérrez) iba a festejar esa noche con su novia, en la verbena, que había logrado el título (de grado medio en administración). Ahora él está muerto y ella, herida en un hospital", lamentó su mejor amigo, Alan.