•   NUEVO LAREDO /AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El candidato del PRI a la gobernación del estado de Tamaulipas (noreste de México), Rodolfo Torre, fue asesinado ayer lunes en una emboscada cerca del aeropuerto de Ciudad Victoria, capital estatal, en un ataque que el gobierno atribuyó al crimen organizado.

Un comando de pistoleros disparó a la caravana de camionetas en que viajaba el asesinado médico y dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), de 45 años, que se perfilaba como favorito en las elecciones de gobernador en Tamaulipas.

El presidente Felipe Calderón, que convocó a una reunión de urgencia a su gabinete de seguridad, responsabilizó del asesinato a las mafias.

“Hemos comprobado que el crimen organizado es una amenaza y que tenemos que cerrar filas para evitar acciones como el cobarde asesinato que este día ha sacudido al país”, dijo en un mensaje leído ante la prensa en el que no admitió preguntas.

El de Torres es quizá el crimen con connotaciones políticas más notorio en México, desde que en 1994 fue asesinado el entonces candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colossio.

Cuerpos tendidos en carretera
Los cuerpos de al menos cuatro personas quedaron tendidos en la carretera que lleva al aeropuerto de Ciudad Victoria, según imágenes transmitidas por el canal de televisión Milenio. La zona fue acordonada por militares y policías.

Según señalaron policías en el lugar a un corresponsal de la AFP, los otros muertos serían miembros del equipo de campaña de Torres.

Este asesinato aumenta el clima de temor que rodea las elecciones regionales que el domingo se cumplirán en 14 estados de México, que han estado marcadas por denuncias de vínculos de candidatos con el narcotráfico, la muerte o retiro de aspirantes, sobretodo en pequeños poblados.

La presidenta del PRI, Beatriz Paredes, dijo que su partido no se dejará intimidar por este crimen, aunque admitió que el mismo “inevitablemente contribuirá a enturbiar este proceso” electoral.

A escasos días de elecciones estatales

El domingo en 14 estados se escogerán congresos; en 12 se pondrá en juego el cargo de gobernador y en 13 se elegirán unos 1.500 alcaldes.

Estas elecciones estatales son consideradas un termómetro sobre las posibilidades del PRI, que por más de 70 años -hasta 2000- monopolizó el poder en México, para retornar a la presidencia en 2012.

Diez de los estados en los que se escoge gobernador son actualmente gobernados por ese partido, uno por el Partido de Acción Nacional (PAN), del presidente Calderón y otro más por el Partido Revolucionario Democrático (PRD, izquierda).

El fin de semana Torre expresó en un acto público de campaña que la seguridad pública sería una prioridad de su gestión y mencionó su intención de reformar a los cuerpos policiales para responder al temor de los más de 3 millones de habitantes de Tamaulipas por la multiplicación de la violencia.

Varias localidades y carreteras de este estado con costas sobre el Golfo de México han sido escenario este año de balaceras y enfrentamientos entre militares y pistoleros. En abril un explosivo artesanal estalló en el consulado de Estados Unidos, en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo.

Según autoridades parte de esa violencia se explica por un enfrentamiento entre el cártel del Golfo y sus antiguos aliados de ‘Los Zetas’, un grupo paramilitar que se financia con acciones del narcotráfico y el secuestro, que ha extendido en los últimos meses sus acciones a Centro y Sur América.