•   TORONTO /EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

Más de 850 personas fueron detenidas durante la Cumbre del G20 que terminó el domingo en Toronto dijo ayer lunes el jefe de policía de la ciudad, Bill Blair.

Blair rechazó las críticas lanzadas contra las autoridades por la actuación policial que ha sido acusada de realizar arrestos masivos contra manifestantes pacíficos.

Muchos de los detenidos empezaron a ser liberados en la noche del domingo, tras la clausura de la Cumbre del G20, sin que la Policía presentase cargos.

El grupo Amnistía Internacional (AI) ha solicitado una investigación independiente y la revisión de las medidas de seguridad tomadas por las autoridades canadienses.

Numerosos periodistas han denunciado que la Policía les retuvo durante horas y en algunos casos les golpeó y arrestó cuando cubrían las manifestaciones.

La mayoría de los arrestos masivos se produjeron el domingo después de los disturbios que se vivieron en el centro de la ciudad el día anterior y que obligó a la organización de la cumbre a cambiar de hotel al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, por motivos de seguridad.

Mientras, Toronto empezó ayer a limpiar las calles tras las manifestaciones y protestas del fin de semana y a desmontar la valla que rodeó el Centro de Convenciones donde se desarrolló la cumbre de varios de los hoteles de las delegaciones extranjeras.