•   ATENAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de 15.000 personas se manifestaron hoy en Grecia en una nueva huelga general para protestar contra la reforma de las pensiones, promovida por el gobierno para sanear las degradadas finanzas públicas del país.

En Atenas, las dos manifestaciones organizadas, una por los comunistas y otra por las dos grandes centrales sindicales de los sectores público y privado, reunieron a 9.000 personas según la policía, 35.000 según los sindicalistas. El desfile concluyó ante el Parlamento, con breves enfrentamientos entre jóvenes y policías antidisturbios, que dispararon gases lacrimógenos. Un policía resultó herido por una piedra.

En Tesalónica, la segunda ciudad de Grecia, unas 7.000 personas se manifestaron sin incidentes, según la policía. Los manifestantes, mucho menos numerosos que en las cuatro anteriores huelgas generales organizadas desde febrero, marcharon con carteles en los que se leía "Que se retire la reforma de las pensiones". Los jóvenes gritaban eslóganes como "fuego al FMI".

Protegen el turismo
Seguida sobre todo en el sector público, la huelga afectaba el tráfico aéreo, con la anulación de unos 50 vuelos domésticos a las islas. Los vuelos internacionales se mantuvieron sin embargo, ya que los controladores aéreos no se unieron a la huelga para proteger el turismo, sector clave para la economía griega.

La huelga paró también los trenes y limitó los transportes urbanos, con paros intermitentes. El país se vio privado de información durante 24 horas, ya que el sindicato de periodistas se unió a la convocatoria.

El texto sobre la reforma del sistema de jubilaciones, que será votado en el Parlamento unicameral en principio el 8 de julio, impone cotizar durante 40 anualidades, y no 37 como es el caso actualmente, para abandonar la vida activa. También prevé recortes en las pensiones (7% de media), prohíbe las jubilaciones anticipadas y generaliza a 65 años la edad legal de jubilación. Hasta ahora, las mujeres podían jubilarse a los 60.

Confrontado al riesgo de una suspensión de pagos el pasado mayo, el gobierno griego arrancó a la Eurozona y al Fondo Monetario Internacional (FMI) una ayuda en forma de préstamos por 110.000 millones de euros. A cambio de esa ayuda, prevista a lo largo de tres años, el ejecutivo socialista de Giorgos Papandreou se comprometió a efectuar numerosas reformas, entre ellas la de las pensiones, para reducir un abultado déficit público que el año pasado rozó el 14% del PIB, una de las tasas más altas de la Eurozona.

"La gente está desorientada, y eso le deja un poco de espacio al gobierno", comentó el sociólogo Giorgos Daremas, miembro de la asociación altermundialista Attac, explicando la aparente remisión de las protestas. Daremas advirtió que la tensión podría revigorizarse a partir de septiembre, cuando el ambicioso plan de ajuste del gobierno, que incluye otras medidas como recortes salariales y aumentos de impuestos, "golpee de lleno a la pequeña burguesía".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus