•   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció hoy que volvería a romper las relaciones diplomáticas con Colombia, como lo hizo en 2008 a raíz de una incursión colombiana, de confirmarse un presunto espionaje telefónico del servicio secreto de ese país en su contra.

"No solo que sería un obstáculo para reanudar las relaciones bilaterales (sino que) tendríamos que volver a romper relaciones diplomáticas", afirmó el mandatario a la prensa en la ciudad de Guayaquil. Expresó que "sería extremadamente grave" de confirmarse que "hubo espionaje al presidente Correa, al gobierno ecuatoriano, a altos funcionarios y que todo estuvo en conocimiento del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y el señor ministro de Defensa, actual mandatario electo colombiano, Juan Manuel Santos".

El vicecanciller ecuatoriano, Kintto Lucas, señaló por su parte que presentará una nota diplomática al encargado de negocios de Colombia en Quito, Ricardo Montenegro, en las próximas horas. "Si ya era preocupante que se hicieran seguimientos o escuchas a diplomáticos nuestros, mucho más preocupante es que se le hagan escuchas el presidente", sostuvo.

Interceptan teléfonos de Correa
Correa reaccionó ante una denuncia del diario El Universo de Guayaquil según la que el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, adscrito a la presidencia colombiana) interceptó sus teléfonos, así como de colaboradores, militares, políticos y empresarios de Ecuador en 2008. "Dios quiera que sea todo absolutamente falso", expresó el mandatario.

Ayer la DAS negó la denuncia y la atribuyó a "personas que intentan con informaciones tergiversadas (...) enturbiar el camino de mejoramiento de las relaciones", las cuales fueron restablecidas a nivel de encargados de negocios en noviembre pasado.

Entretanto el canciller de Colombia, Jaime Bermúdez, rechazó hoy el supuesto espionaje. "Hace un tiempo había recibido una solicitud sobre alguna información particular", declaró el diplomático y reveló que "nosotros hemos hablado con el gobierno de Ecuador sobre ese tema y estamos en eso".

Correa indicó que "no quiero especular sobre especulaciones. Insisto, por lo pronto asumiremos (...) como la verdad, hasta que se demuestre lo contrario, la versión del DAS y del gobierno colombiano". Enfatizó que "con nuestro departamento de Seguridad e Inteligencia haremos la investigaciones del caso". Mientras, el fiscal general Washington Pesántez manifestó que dialogará con su homólogo de Colombia "para que nos de todas las facilidades" para una indagación del organismo.

Los nexos diplomáticos entre los dos países fueron restablecidos en noviembre pasado a nivel de encargados de negocios luego de que Quito los rompiera por el ataque militar colombiano contra las FARC en Ecuador del 1 de marzo de 2008, que dejó 25 muertos -incluido el jefe rebelde Raúl Reyes-.

El bombardeo fue ordenado por Santos como ministro de Defensa, quien tomará posesión el 7 de agosto de la presidencia colombiana y estima que las relaciones bilaterales "las vamos a poder mejorar".

Santos enfrenta una orden de prisión dictada por una corte de Ecuador que lo enjuicia penalmente a raíz del ataque contra él.