• Perú |
  • |
  • |
  • EFE

Un equipo internacional de paleontólogos ha encontrado en el desierto en el sur de Perú el cráneo y la mandíbula de un gigantesco y fiero antecesor de los cachalotes modernos, que vivió hace entre 12 y 13 millones de años y devoraba ballenas.

El cráneo tiene tres metros de largo y una poderosa mandíbula dotada de dientes superiores e inferiores de hasta 12 centímetros de diámetro y 36 centímetros de largo, que permitían a la criatura destrozar a sus presas como lo hacen hoy las ballenas asesinas, según un estudio publicado hoy en la revista científica Nature.

Pero una ballena asesina, que mide menos de 9 metros de largo, parece enana al lado de esta especie hoy extinta, que ha sido bautizada "Leviathan melvillei" en honor del novelista estadounidense Herman Melville, autor de "Moby Dick".

Se trata del fósil más grande de cachalote encontrado hasta la fecha y se calcula que el tamaño de su cuerpo era de entre 13,5 y 17,5 metros, similar al de un Physeter macrocephalus (cachalote) adulto actual. Lo que diferencia a ambos es que los cachalotes modernos carecen de dientes superiores y por ello succionan a sus presas, generalmente cefalópodos, a grandes profundidades.

Gran predador
"Con esos dientes y esa mandíbula, el animal podía alimentarse de grandes presas y los vertebrados más abundantes en esa zona eran ballenas barbadas" hace 12 millones de años, declaró el paleontólogo francés Olivier Lambert, del museo de historia natural de París, uno de los autores del estudio. Dientes gigantescos como los del "Leviathan" fueron descubiertos hace unos años en Chile, pero sin otros elementos craneales, señaló Lambert.

El paleontólogo holandés Klaas Post y sus colegas peruanos, franceses e italianos encontraron el fósil en noviembre de 2008 en la localidad de Cerro Colorado, en el desierto costero cercano a las ciudades de Pisco e Ica, una zona rica en fósiles de animales marinos.

El hallazgo tuvo lugar en el último día de la expedición, en una capa de sedimentos donde también han aparecido tiburones gigantes, que al parecer coexistieron con el "Leviathan", con el que competían por las mismas presas.

El descubrimiento echa luz sobre la diversidad de la especie de los cachalotes en el pasado, según los científicos. Durante el Mioceno (entre hace 23 millones y cinco millones de años) coexistieron varios linajes, grandes y pequeños, algunos con dientes superiores y otras sin ellos, aseguró Lambert. Pero esta diversidad se redujo fuertemente durante la transición del Mioceno al Plioceno, hace unos cinco millones de años, cuando los últimos cachalotes con dos filas de dientes se extinguieron.

Mientras los depredadores como el "Leviathan" no sobrevivieron al enfriamiento del clima del Mioceno tardío, el linaje de los modernos cachalotes se ha mantenido hasta hoy con un menú diferente, consistente en calamares. El fósil, en buen estado de conservación, se encuentra en el Museo de Historia Natural de Lima.