•   ALEXANDRIA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres de las once personas sospechosas de pertenecer a una presunta red de espionaje en beneficio de Rusia en Estados Unidos fueron mantenidas en detención hoy por un tribunal federal, mientras abundan revelaciones sobre Ana Chapman, hija de un ex agente del KGB.

La jueza Theresa Buchanan estimó durante una audiencia en Alexandria, cerca de Washington, que existía el riesgo de que Mikhaïl Semenko y la pareja Michael Zottoli y Patricia Mills "se fugaran", por lo que los mantuvo en detención sin autorización a fianza. Los procesados, que habían renunciado a pedir su liberación provisoria, permanecerán entre rejas hasta una audiencia preliminar planeada para el 7 de julio a las 11H00 (15H00 GMT).

Michael Zottoli, un hombre joven, relajado, casi sonriente y Patricia Mills, que parecía más preocupada, se presentaron ante la jueza vestidos con trajes de presidiarios de color verde oscuro.

Según una carta enviada por el ministerio público al tribunal, la pareja, que había pretendido ser estadounidense-canadiense, resultó ser en realidad rusa y usaba nombres falsos. "Zottoli admitió que es un ciudadano ruso, cuyo verdadero nombre es Mikhaïl Koutzik, (...) y que su padre vive en Rusia", escribe el fiscal Preet Bharara. "Patricia Mills asimismo es rusa y se llama Natalia Pereverzera", afirma en la misiva.

FBI encuentra pasaportes falsos
Los agentes del FBI (policía federal estadounidense), que llevan varios años investigando a estos individuos sospechados de trabajar para la inteligencia rusa, indicaron haber encontrado más de 80.000 dólares en efectivo, así como falsos pasaportes en cajas fuertes alquiladas por la pareja. "Si se les dejara en libertad bajo fianza podrían recurrir a la ayuda de un servicio de inteligencia extranjero sofisticado", advirtió Bharara.

En cuanto a Mikhaïl Semenko, no usaba falsa identidad pero "sus comunicaciones clandestinas con un representante del gobierno ruso y su entrega de dinero en efectivo a un agente del Servicio de Inteligencia Exterior Rusa (SVR) implican actividades secretas", escribió el fiscal.

Un tribunal de Nueva York otorgó ayer un régimen de libertad bajo fianza a una de los sospechosos, la periodista Vicky Peláez. "No parece ser una agente profesional", declaró el juez Ronald Ellis al justificar su decisión. "Ella tiene una identidad verdadera y la intención de permanecer en el país", agregó.

"Mata Hary" y "mujer fatal"
No fue en cambio lo mismo lo que decidió la justicia en el caso de la joven empresaria rusa Anna Chapman, de 28 años, quien, según su ex marido, resulta ser hija de un ex alto funcionario del KGB. Anna Chapman -cuyo apellido de soltera sería Anna Kouchtchenko, al decir de su ex esposo-, es presentada por los medio como una "Mata-Hari" y una "mujer fatal".

La justicia también decidió mantener en prisión al matrimonio de Richard y Cynthia Murphy, detenido en Nueva Jersey (noreste). En cambio, todavía no falló en los casos de Donald Howard Heathfield y Tracey Lee Ann Foley. Su suerte será decidida por un tribunal de Boston (Massachusetts, noreste) el 16 de julio próximo. En lo que se refiere al marido de Vicky Peláez, Juan Lázaro, que permanece detenido, la justicia decidió aplazar su decisión sobre si decide aceptar una fianza.

Un undécimo hombre, Christopher Robert Metsos, de 54 o 55 años, arrestado en Chipre y liberado bajo fianza, seguía prófugo este viernes. "Pienso que se fue de Chipre", indicó el ministro chipriota de la Justicia Loucas Louca.

Moscú y Washington han multiplicado las declaraciones según las cuales la mejora en sus relaciones no resultaba amenazada por este caso poco común, heredado de prácticas en vigor durante la Guerra Fría. "Queremos construir una nueva relación positiva con Rusia", insistió hoy en Kiev la jefa de la diplomacia estadounidense Hillary Clinton.