elnuevodiario.com.ni
  •   BUKAVU, RDCongo  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de 230 personas murieron y 105 resultaron heridas ayer en la República Democrática del Congo al estallar un camión cisterna lleno de gasolina en un pueblo, según un balance facilitado hoy por el gobernador de la provincia de Kivu del Sur. El balance anterior era de 220 muertos, entre ellos 61 niños y 36 mujeres. "Cuando llegamos a Sange hacia el mediodía, la cifra era de 230 muertos. En nuestra presencia llegaron otros tres cuerpos que fueron agregados. Entonces son más de 230 muertos y 105 heridos", afirmó Marcellin Cishambo por teléfono desde Kinshasa.

"Una parte de los heridos fue trasladada al hospital de Uvira", situado 35 km al sur de Sange, agregó, y otros a Bukavu, capital de la provincia de Kivu del Sur (este), unos 70 km al norte de Sange, agregó.

Los servicios de rescate "fueron organizados por los miembros del servicio médico de Sange, del ejército (congolés) y del contingente médico paquistaní" de la Misión de la ONU en RDC (MONUSCO), con sede en Sange, precisó el gobernador. "Los muertos eran en su mayoría espectadores que veían el partido de la copa del Mundo entre Brasil y Holanda en una sala de cine. Nadie salió vivo de esta sala", aseguró el funcionario.

Derrame de combustible genera explosión
El drama se produjo a las 18H00 (16H00 GMT) en Sange, localidad ubicada a 70 km al sur de Bukavu, no lejos de la frontera con Burundi, cuando volcó en pleno centro del pueblo un camión cisterna procedente de Tanzania, según el portavoz del gobierno provincial, Vincent Kabanga. "Hubo un movimiento de pánico (...), se derramó el combustible, lo que generó una explosión (...) que se propagó al pueblo", comentó Kabanga, añadiendo que hubo grupos de personas que se precipitaron para intentar robar carburante.

Unas veinte casas se incendiaron, según la Cruz Roja. "Los cuerpos están calcinados. Es horrible, todavía hay llamas en el camión", explicó un agente de seguridad de Naciones Unidas, que llegó hoy al lugar del drama. "No cabe duda de que el balance aumentará. Parece que lo que sucedió es horrible", agregó una fuente de la MONUSCO que solicitó el anonimato, destacando que continuaba la búsqueda de víctimas.

En el seno de la MONUSCO circulaban informaciones contradictorias sobre la presencia de cascos azules entre las víctimas.

Una fuente de seguridad de la MONUSCO declaró, bajo anonimato, que cinco cascos azules paquistaníes murieron en el accidente. Sin embargo, el portavoz de la misión, Madnodje Mounoubai, aseguró sobre las 09H30 locales (08H30 GMT) que entre las víctimas no había ningún soldado de Naciones Unidas.

Una fuente militar de la fuerza de la ONU explicó no tener información sobre posibles víctimas de Naciones Unidas, y añadió que se estaban haciendo verificaciones entre las unidades presentes en la zona. Un oficial de policía congoleño basado en Bukavu confirmó el incendio de decenas de casas en Sange, construidas en su mayoría a base de tierra y paja, tras el accidente del camión cisterna que según él se debió "a un exceso de velocidad". El oficial destacó que "había muchos niños" en el momento del drama.

La misión de la ONU en la RDC puso a disposición de los servicios de rescate tres helicópteros MI 17 "para proceder a evacuaciones" y ha "alertado y activado" sus hospitales en las localidades de Uvira y Bukavu, precisó a la AFP otra fuente de Naciones Unidas.