•   CRACOVIA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos y Polonia firmaron hoy un protocolo que concreta el acuerdo de Polonia para instalar en su territorio un componente del futuro escudo antimisiles estadounidense en Europa.

El documento, firmado en Cracovia (sur) entre la secretaria de Estado Hillary Clinton y su homólogo polaco Radoslaw Sikorski, enmienda el acuerdo sobre el escudo antimisiles estadounidense firmado en Washington en agosto de 2008, para adaptarlo al proyecto modificado por la administración de Barack Obama.

El dispositivo desplegado en una base polaca "ayudará a proteger al pueblo polaco y a todos en Europa, nuestros aliados y los otros, de la amenaza (...) que plantea Irán", afirmó Clinton.

Estados Unidos abandonó en septiembre de 2009 el proyecto inicial de escudo antimisiles en Europa central que preveía instalar un poderoso radar en la República Checa asociado a diez interceptores de misiles balísticos de largo alcance en Polonia por un costo de 1.600 millones de dólares.

Proyecto de Bush irritó a Rusia
El proyecto elaborado durante la administración de George W. Bush irritó a Rusia, que juzgó su seguridad amenazada. El nuevo plan ya no está diseñado para derribar misiles de largo alcance sino de mediana y corta trayectoria, tras una revaluación de la amenaza balística iraní. Moscú había recibido positivamente este nuevo enfoque.

Polonia prefiere la nueva versión del proyecto, argumentó Sikorski: "Está fundado en una tecnología existente, lo que aumenta la probabilidad de que sea realista y eficaz". Hillary Clinton recordó por su parte que invitó a Rusia a participar en este esfuerzo "puramente defensivo" y que esta oferta "sigue en pie".

Frente a las "amenazas comunes", afirmó, Washington "espera que Rusia se orientará más hacia el trabajo en común para enfrentar esas amenazas". Pero Rusia no está convencida. En febrero, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, Nikolai Makarov, estimó que el escudo antimisiles "apunta a Rusia".

Makarov hizo estas declaraciones tras el visto bueno del presidente Dimitri Medvedev a una nueva doctrina militar que sitúa a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a la cabeza de las amenazas que pesan sobre la seguridad de su país.

Primer acuerdo en marcha
En un comunicado conjunto publicado tras la conferencia de prensa, Estados Unidos y Polonia precisaron que el acuerdo firmado hoy es "el primer acuerdo que pone en marcha 'el despliegue por fases' de misiles antimisiles estadounidenses SM-3".

La fecha generalmente evocada para el despliegue en Polonia es 2018. Pero Clinton, interrogada al respecto, no evocó una fecha precisa y se contentó con afirmar que el compromiso de desplegar los misiles se mantendrá.

El secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates, había afirmado el 17 de junio que Irán era capaz de lanzar un ataque contra Europa utilizando "decenas e incluso centenas" de misiles. Su homólogo iraní, Ahmad Vahidi, le había respondido al día siguiente que los misiles iraníes sólo son para la defensa de Irán contra una eventual agresión y "no amenazan ningún país".

Estados Unidos ha invertido mucho en la investigación, el desarrollo y la puesta en funcionamiento de sistemas para blindar su territorio, en especial contra misiles intercontinentales, una de las principales preocupaciones de los gobernantes de ese país desde el comienzo de la era atómica y espacial.

Entre 1951 y 1997, dedicó 100.000 millones de dólares (por su valor en 1997) y durante los últimos diez años gastó de nuevo una cifra equivalente con ese objetivo.