•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Casi la mitad de los estados de México acude hoy a las urnas para unos comicios marcados por una ola de violencia, que incluyó el asesinato de un candidato atribuido al crimen organizado, y que servirán como termómetro de cara a las presidenciales de 2012.

En ambiente de violencia preelectoral inédito desde 1994, cuando durante la campaña fue asesinado un candidato presidencial, los comicios se cumplen en 14 de las 32 entidades federales (31 estados más el distrito capital) donde se renovarán congresos, también se eligen gobernadores en 12 estados y alcaldes en unas 1.500 poblaciones.

La jornada es la última gran prueba electoral antes de los comicios presidenciales de 2012 en los que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México en forma monopólica por más de siete décadas hasta 2000, buscará retornar a la casa presidencial de Los Pinos.

El PRI, que en 2009 ya había logrado apoderarse de las mayorías en la elección de senadores, pidió a su militancia acudir en forma masiva a las urnas para contrarrestar el miedo creado por la creciente violencia, que atribuye a una estrategia errada del presidente Felipe Calderón contra el narcotráfico.

La presidenta nacional del PRI, exhortó en su último mensaje de campaña a sus correligionarios a que "pidan paz en las urnas".

El lunes Rodolfo Torre, candidato del PRI y favorito para ganar el gobierno de Tamaulipas (noreste), fue asesinado en una emboscada a su caravana de campaña atribuida por Calderón al crimen organizado. El candidato fue reemplazado por su hermano Egidio Torre.

En ese mismo estado fue asesinado en mayo un candidato a alcalde y su hijo, ambos militantes del Partido Acción Nacional (PAN) de Calderón. También se registraron una decena de crímenes de actores políticos, incluyendo alcaldes y otros funcionarios, en los estados de Chihuahua (norte) y Oaxaca (sur).

Estos crímenes se suman a los más de 23.000 atribuidos al narcotráfico desde que Calderón, tras asumir en diciembre de 2006, declaró una lucha frontal contra los carteles y desplegó unos 50.000 militares para perseguirlos. "Vengo a cumplir un deber institucional y sin miedo", afirmó Egidio Torre, al acudir a votar luciendo un cintillo negro sobre su brazo. Torre llegó al puesto de votación en un barrio residencial de Ciudad Victoria, la capital estatal de 450.000 habitantes, rodeado de un fuerte dispositivo de seguridad que incluía varios policías encapuchados.

Además de la violencia la campaña lectoral ha estado salpicada por denuncias de espionaje, uso de recursos públicos y la detención de Greg Sánchez candidato de la izquierda a gobernador del estado de Quintana Roo, donde se ubica el conocido balneario turístico de Cancún, acusado de nexos con el narcotráfico.

El PRI intenta retener la gobernación en nueve de los 12 estados en que ese cargo esta en juego este domingo. En al menos dos de esos estados Oaxaca (sur) y Puebla (centros) se espera una cerrado y tensa disputa con el PAN. "Jurídicamente, seguro que habrá conflicto post electoral que llegará a tribunales", señaló a la AFP, José Antonio Crespo, politólogo e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica en declaraciones.

El conservador PAN de Calderón buscara recortar el poder que el PRI ha mantenido en los gobiernos y congresos de los estados y para ello en algunos decidió presentar candidatos en una alianza hasta hace poco impensable con el partido de la Revolución Democrática (izquierda).

Los gobiernos estatales significan un importante presupuesto y la capacidad de movilizar votantes de cara a los comicios de 2012, resaltó Crespo.