elnuevodiario.com.ni
  •   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La iglesia católica salvadoreña se declaró hoy en contra de la lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas del país, como dispuso recientemente el Congreso, por considerar que creará "más división" entre la población, y pidió al presidente Mauricio Funes impedirlo.

"El decreto que impone la obligación de leer la Biblia, aparentemente, pareciera ser para los diputados una buena iniciativa y una solución al problema de la violencia; sin embargo no es así, por el contrario, provocará la lucha entre religiones y eso también es otra clase de violencia", señaló la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) en un comunicado.

El jueves el Congreso salvadoreño aprobó un decreto mediante el cual se vuelve obligatoria la lectura de la Biblia en las escuelas públicas todos los días antes del inicio de las clases, como medida para "fomentar valores morales" y combatir la violencia desde las escuelas.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar afirmó, basado en el comunicado de la CEDES, que ni la iglesia Católica ni ningún otro grupo religioso había sido tomada en cuenta por los diputados para formular el decreto. "La lectura obligatoria de la Biblia en las escuelas es una verdadera falacia, porque pareciera ser una iniciativa conveniente pero no lo es. La escucha de la palabra de Dios exige un ambiente de fé el cual no existe en la escuela pública, la palabra de Dios exige explicación para ser bien entendida y ese decreto prohíbe la explicación", argumentó.

Ante "la inconveniencia" que plantea esta lectura, tarea que según la iglesia corresponde a la familia, la CEDES pidió al presidente Funes "vetar el decreto", pues de lo contrario se generará "más división y lucha" entre los salvadoreños.

Actualmente el decreto es analizado jurídicamente en la Presidencia para que Funes decida si lo aprueba, lo devuelve con observaciones al Congreso o lo veta.