•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tanto la oposición como el oficialismo se adjudican el triunfo tras las elecciones regionales de ayer en México, lo que crea un complejo mapa político a un año de las presidenciales y en medio de una campaña de asesinatos de candidatos atribuidos a los carteles de la droga.

El PRI se declaró la primera fuerza política de México rumbo a la presidencial de 2012 con una victoria en nueve de 12 gobiernos, según sus estimaciones. Pero el oficialista PAN también afirma haber salido fortalecido por arrebatar al priísmo Oaxaca y Puebla, distritos con importante número de electores. "El peso político del Partido Revolucionario Institucional ha quedado ratificado. Somos la primera fuerza política indiscutible del país", manifestó Beatriz Paredes, presidenta nacional del PRI, a la cadena Televisa.

El PRI, que ocupó la presidencia de México de 1919 a 2000 y que en la legislativa de 2009 recuperó la mayoría relativa en la Cámara de Diputados, conservaría los gobiernos de Veracruz (este), Tamaulipas (noreste), Quintana Roo (sureste), Hidalgo (centro), Durango (norte) y Chihuahua (norte). El PRI también le arrebataría Aguascalientes (norte) y Tlaxcala (centro) al Partido Acción Nacional (PAN), y Zacatecas (norte) al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El izquierdista PRD y el conservador PAN no consiguieron por sí solos triunfo alguno en las elecciones para gobernador, pero en una inédita alianza, a la que se sumaron como candidatos ex militantes del PRI, lograron arrebatar a este partido sus feudos de Sinaloa (noroeste), Puebla (centro) y Oaxaca (sur), que representan un importante número de votos.

Tan sólo Oaxaca, con 3,5 millones de habitantes, suma la población de los tres distritos ganados por el PRI: Zacatecas, Aguascalientes y Tlaxcala, mientras Puebla alcanza los 5,6 millones. "Es una jornada histórica. Estamos de regreso, contentos de regresar a la senda de la vicaseguró a la prensa César Nava, máximo dirigente nacional del PAN, el partido del presidente de México, Felipe Calderón. Mientras que el presidente del PRD, Jesús Ortega, afirmó que la estrategia de alianzas fue "un rotundo éxito" y anticipó que se estudia mantenerla para los comicios de 2011 en el Estado de México (centro), el más poblado del país.

"Ni tan bonito ni tan feo"
El analista político José Crespo comentó que el resultado del proceso no fue "ni tan bonito para el PRI, ni tan feo para el PAN" "Al PRI no le fue nada bien. Eperaba ganar más estados o perder nada más uno, pero haber perdido tres y entre ellos Oaxaca, creo que si es un golpe (...) y el PAN, que no se veía cómo podía ganar, en coalición ganó tres", añadió Crespo.

Las elecciones en México se realizaron con un trasfondo de violencia atribuida al crimen organizado, principalmente en los distritos fronterizos con Estados Unidos, y cuyo punto culminante fue el asesinato el lunes del candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas, Rodolfo Torre.

El PRI, con el hermano de Torre como candidato sustituto, lograba un amplio triunfo en Tamaulipas, lo mismo que en los distritos fronterizos de Chihuahua y Baja California, tres de los estados mas afectados por la violencia del narcotráfico, pese al despligue de miles de militares ordenada por el presidente Calderón. Sin embargo, en Sinaloa, otro de los estados azotado por la violencia de los cárteles de la droga y que siempre ha sido gobernado por el PRI, la alianza PRD-PAN se estima como ganadora según el recuento provisional.

Las elecciones de ayer en México además de haber sido presentadas como una prueba de cara a la elección presidencial de 2012 también fueron señaladas como una especie de referéndum, principalmente en la zona fronteriza, sobre la estrategia de lucha contra el crimen organizado del presidente Calderón.