•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La visita del Papa Benedicto XVI al Reino Unido el próximo septiembre costará al Gobierno británico en torno a 12 millones de libras (unos 14 millones de euros), 4 millones más de lo estimado inicialmente, según reveló hoy el representante del primer ministro para la visita Papal, Chris Patten.

Esta suma, que se añade a la aportación de unos 7 millones de libras (8,4 millones de euros) que deberá hacer la Iglesia católica, no incluye los gastos de seguridad previstos para la que será la primera visita de Estado que hace un Pontífice a este país. Según, el anterior presupuesto del gobierno para el evento había "subestimado" la "complejidad y sofisticación" de una visita que combinará elementos pastorales y de Estado.

"Aunque se han reducidos los gastos destinados a ciertos elementos, la contribución del gobierno tendrá que ser mayor de la estimada en un primer momento", reconoció Patten en una conferencia de prensa en la que afirmó que la Iglesia también aumentará su presupuesto para sufragar la visita.

En ese sentido, el arzobispo católico de Westminster, Vincent Nichols, indicó que hasta ahora se han recolectado 1,1 millones de libras de las parroquias y unos 4 millones procedentes de donantes particulares.

El Santo Padre será recibido por la reina Isabel II, cabeza de la Iglesia de Inglaterra, y su marido, el duque de Edimburgo, en el Palacio de Holyroodhouse en Edimburgo (Escocia), el 16 de septiembre. Hasta el día 19 de ese mes, el Papa viajará a Glasgow (Escocia), Londres y Birmingham (centro de Inglaterra), donde oficiará una misa para beatificar al Cardenal John Henry Newman.

La anterior visita de un Papa a este país, donde se estima que hay unos 6 millones de católicos, fue la de Juan Pablo II en 1982, pero en esa ocasión se trató de un viaje solamente pastoral.