•   ANKARA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Turquía advirtió hoy a Israel que romperá relaciones a menos que reciba disculpas por el abordaje de una flotilla de ayuda a Gaza en el que murieron nueve ciudadanos turcos, pero el Estado hebreo respondió que jamás pedirá perdón por defenderse.

El ministro de Relaciones Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, exhortó a Israel a disculparse o a aceptar las conclusiones de una comisión de investigación internacional sobre el asalto, ocurrido el 31 de mayo. "O bien se disculpan o bien aceptan (la creación de) una comisión internacional y su informe", dijo el ministro en el avión que lo traía de vuelta de un viaje a Kirguistán, según la prensa turca. En caso contrario, advirtió, "se romperán las relaciones".

La reacción israelí no se hizo esperar. "Israel no se disculpará jamás por tener que defender a sus ciudadanos", señaló un alto responsable del gobierno, que requirió el anonimato. "Desde luego, lamentamos las pérdidas de vidas, pero no fue Israel el que inició la violencia", aseguró. Además, "tenemos el derecho de impedir que Irán transfiera armas a Gaza", explicó el responsable.

"Si quieres una disculpa, no se puede recurrir a amenazas o ultimatos", abundó el portavoz del ministerio de Exteriores israelí, Yigal Palmor. Contrariamente a declaraciones anteriores, Davutoglu dejó la puerta abierta a aceptar las conclusiones de una comisión creada por Israel para investigar el caso: "si esta comisión concluye que la incursión era injusta y si se disculpan, esto sería también suficiente", declaró. Por otra parte, el ministro indicó que el espacio aéreo turco estaba cerrado a todos los vuelos militares israelíes, y que la decisión podría extenderse a vuelos civiles.

Israel se ha negado insistentemente a disculparse por el asalto a la flotilla, un incidente que ha deteriorado fuertemente sus relaciones con Ankara, antaño calificadas de "ejemplares".

El viernes, el primer ministro Benjamin Netanyahu manifestó que "Israel no puede disculparse, porque sus soldados tuvieron que defenderse de ser linchados". Interrogado sobre las eventuales compensaciones que Israel estaría dispuesto a pagar a las familias de las víctimas del asalto, por demanda de Turquía, Netanyahu respondió: "No hemos hablado de ese asunto". Netanyahu se refería al encuentro secreto, celebrado el miércoles en Bruselas, entre Davutoglu y el ministro israelí de Comercio e Industria, Binyamin Ben Eliezer, que fue un primer contacto entre ambos países desde la crisis desatada por el asalto sangriento de la flotilla.

Netanyahu y Obama se reúnen mañana
Por otro lado, una fuente diplomática turca que pidió el anonimato aseveró que las conclusiones del encuentro previsto mañana entre Netanyahu y el presidente estadounidense Barack Obama en la Casa Blanca son "importantes" para Turquía.

El 31 de mayo, las fuerzas especiales israelíes asaltaron en aguas internacionales una flotilla de seis barcos que transportaban ayuda para la franja de Gaza, gobernada por el movimiento islamista palestino Hamas y sometida por Israel a un estricto bloqueo desde 2007. En el abordaje murieron ocho ciudadanos turcos y un binacional turco-estadounidense, que se encontraban a bordo del ferry "Mavi Marmara".

Israel dice que sus comandos fueron atacados en cuanto abordaron el ferry y que recurrieron a la fuerza para defenderse. Pero los pasajeros del ferry sostienen que los israelíes dispararon nada más subir a la embarcación. Pese a toda esta escalada, los especialistas consideran que a ninguno de los dos países le interesa una ruptura total.

"Turquía e Israel se necesitan mutuamente en el tablero diplomático de Oriente Medio", según Osman Bahadir Dinçer, del centro de reflexión Usak de Ankara. Según él, ambas partes "hacen subir la tensión para satisfacer a sus opiniones públicas" respectivas, pero en realidad desean reactivar sus relaciones de una forma u otra.

El hecho de que Turquía haya suavizado su posición sobre la comisión de investigación creada por Israel, que había rechazado en un primer momento, demuestra esa voluntad de reconciliación, según Serdar Erdurmaz, del centro de estudios políticos Türksam. El especialista acusa además a Dvutoglu de "populismo", porque "él sabe muy bien que (la ruptura) no se producirá", ya que Estados Unidos, aliado de Turquía en la OTAN, no quiere una fractura permanente entre dos socios tan importantes en la región.

Washington apuntó claramente la semana pasada que una buena relación entre Turquía e Israel conviene a sus intereses en Oriente Medio.